“Tienes que averiguar qué tipo de médico necesita el paciente”

GAVIN FRANCIS Médico de familia en Edimburgo y escritor
Temas relacionados:
Herramientas
Barcelona
|
02 dic 2016 - 12:00 h
|

Francis se queda asombrado por el tiempo tan soleado y suave del final de noviembre barcelonés, y el periodista se queda asombrado de las ideas tan humanas, y a la vez tan sencillas, que pone en práctica este médico escocés en su práctica cotidiana. Acaba de publicar en España el libro Aventuras por el ser humano (Plataforma editorial), en el que establece un paralelismo entre la medicina y la geografía, los viajes por el planeta y los viajes por el cuerpo humano, y todo ello conectado con la música, la literatura, la filosofía...

Pregunta. Está claro que te gusta viajar y sientes pasión por las mapas...

Respuesta. Yo de pequeño quería ser geógrafo. Me encantaban los mapas y los atlas, y quería ver mundo.

P. Y tanto que lo has visto... Has estado en todos los continentes...

R. Pues sí, he participado como médico en expediciones por el Ártico y el Antártico, y en África y en la India he trabajado en clínicas comunitarias.

P. ¿Y cuál es la lección que sacas de esos viajes?, ¿qué nos une a todos los seres humanos?

R. Que todos sufrimos, y que todos queremos evitar el sufrimiento.

P. ¿Por qué decidiste escribir un libro que está cruzado a cada página por referencia literarias, filosóficas, artísticas...?

R. Yo ya había escrito algunos libros de viajes. Y me di cuenta de que cuando estoy con un paciente, hago viajes a través de su cuerpo como un escritor de viajes explora un país o una ciudad. Quería escribir sobre medicina de una forma nueva. Por eso opté por establecer un paralelismo entre la geografía y la medicina. De esta forma, puedo conectar a los pacientes entre ellos, y puedo conectarlos con la filosofía, con la cultura. Aparte de que creo que es un punto de vista interesante, me ayuda a mantener mi entusiasmo por esta profesión tan maravillosa.

P. Leyendo tu libro, no parece que los avances tecnológicos y científicos sean todo ventajas...

R. Yo creo que los avances son muy importantes y muy útiles, y es genial que dispongamos de ellos. Pero lo que yo digo es que por el hecho de que podamos hacer algo, no estamos obligados a hacerlo. Hay pacientes de cien años que no quieren recibir tratamiento, pero se les administra. Por eso yo defiendo que es absolutamente necesario volver a los orígenes de la medicina. Es decir, aunar ciencia con amabilidad y compasión, porque el objetivo es aliviar el sufrimiento, y no siempre prolongar la vida.

P. Me sorprende que en un libro de medicina del siglo XXI, el autor-médico cite a Freud.

R. “Todos los médicos estáis practicando continuamente la psicoterapia, aun cuando no tengáis ninguna intención de hacerlo ni seáis conscientes de ello”. Sí, me gusta esa frase porque conecta con una idea que creo que es muy importante, y es que los mejores médicos que yo he conocido, los que más me han inspirado en mi profesión, son aquellos capaces de averiguar qué tipo de médico necesita el paciente. Porque no todos los pacientes necesitan el mismo tipo de médico. Hay pacientes que necesitan médicos paternalistas o autoritarios o suaves o negociadores... Como profesional, tienes que averiguar cómo aproximarte al paciente para convencerle de que adopte tu plan, que puede ser mejorar la dieta, tomar una medicación... El examen empieza cuando vas a la sala de espera a llamar al paciente. Tienes que fijarte en cómo se levanta, cómo camina, si te mira... Es más, diría que el tratamiento comienza en ese momento, con el tipo de relación que estableces con el paciente.

P. No sé muy bien cómo irán de timings en Escocia, pero aquí a los médicos de familia no les sobra el tiempo...

R. En Escocia tenemos 12 minutos por paciente. A veces es poco, y a veces te sobra. Lo importante es que puedes ir cultivando un vínculo con el paciente, aunque no siempre le dediques 12 minutos, porque, como médico de familia, lo puedes ver con frecuencia. La clave es conversar con los pacientes, preguntarles cómo están en su vida, qué necesitan. A veces, cuando les queda poco tiempo de vida, te das cuenta que sólo quieren que les acompañes en su sufrimiento.

PÍLDORAS

¿Una ciudad? Edimburgo.

¿Un país por visitar? Me encantaría ir a Rusia.

¿Tu libro favorito? Pilgrim at Tinker Creek, de Annie Dillard.

¿Un sueño por cumplir? Pues morir muy viejo rodeado de toda mi familia en el jardín de mi casa, pero espero que aún falte mucho (risas).

Twitter
Suplementos y Especiales