Herramientas
vicepresidenta de
SEFAC Cataluña y
de SCATT
|
h
|
<p>El humo y la nicotina, pareja siniestra, siempre y de cualquier forma</p>

Preocupa ver que estamos delante de una nueva y agresiva campaña de una potente industria tabacalera a favor de mantener y fomentar la adicción a la nicotina, a cambio de reducir los daños causados por el humo, promocionando y justificando las ventajas de los cigarrillos electrónicos. Ante tal campaña hemos de ser escépticos y ver el trasfondo del gran negocio de la misma.

Todos sabemos y está demostrado el daño que causa el tabaco por el efecto adictivo de la nicotina y por el efecto tóxico del humo de la combustión del cigarrillo. El daño del humo es muy importante porque afecta al fumador (paciente adicto) y a los que le rodean y que sin quererlo se ven implicados en las consecuencias nocivas de la inhalación del mismo (paciente pasivo).

Hemos de reducir el humo del tabaco que respiramos todos, porque cada 10 minutos muere una persona a causa del tabaco en España. Por eso, desde varias entidades y sociedades científicas estamos gestionando con la administración nuevos cambios en la ley del tabaco, para regular de manera más extensa los espacios sin humo al aire libre como: paradas de autobuses, campos de fútbol, instalaciones deportivas, terrazas de los restaurantes, playas y el interior de los coches con niños.

La misma tabacalera que impulsa el uso de los e-cigarrillos, demuestra científicamente que el problema de salud generado por el tabaquismo se puede minimizar con el vapeo, aportando una gran reducción de muertes al año. Pero estos e-cigarrillos y aquí radica la maldad del tema, mantienen o inician al usuario en la adicción a la nicotina y por tanto lo perpetúan como cliente suyo.

Por las ironías del destino, el productor de cigarrillos que necesitaba vender cada vez más para ganar más, vio que cada vez estaba matando más a sus clientes y se reinventó, ofreciéndole el e-cigarrillo, para que este siga adicto a la nicotina sin el terrible humo que perjudica a todos, procurándole reducir los daños para su salud con el vapor y poder alargarle la vida y así poder él seguir ganando dinero.

Conclusión, la nicotina asociada a cualquier forma de inhalación no es buena para la salud ni para la libertad de las personas, pero esta claro que es un buen negocio para la industria tabaquera.

Twitter
Suplementos y Especiales