El nuevo PAF catalán apuesta por simplificar los procesos y dar voz a los pacientes

El nuevo Programa de Armonización Farmacoterapéutica (PAF) catalán está en marcha desde mayo del presente año
Herramientas
Barcelona
|
14 jul 2017 - 08:00 h
|

El Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) ha puesto en marcha el nuevo Programa de Armonización Farmacoterapéutica, que, como sus predecesores, tiene como objetivo establecer prioridades en la incorporación de nuevos medicamentos a la práctica clínica en el territorio catalán. El CatSalut ha modificado de forma sustancial algunos de los aspectos más relevantes que llevarán a la toma de decisiones en este sentido. Pero las decisiones finales se clasificarán como hasta ahora. El Consejo Asesor de la Medicación Hospitalaria (CAMH) recomendará tres posibilidades (autorización individualizada, verificación directa por los profesionales y centros sanitarios o medicamentos con indicaciones de uso excepcional), mientras que el Consejo Asesor de Medicación del Ámbito de Atención Primaria, Comunitaria y Especializada (Camapce) continuará con su sistema de cuatro letras (A: uso adecuado, B: uso adecuado en situaciones concretas, C: hay alternativas terapéuticas más adecuadas y C: información comparativa no concluyente). De este modo, los principales cambios en el nuevo programa se concretan en la simplificación de los procesos, la participación de los pacientes y el análisis precoz de los aspectos económicos.

Como explica Caridad Pontes, gerente de Armonización Farmacoterapéutica del Servicio Catalán de la Salud, una de las novedades más relevantes es que “la decisión final la toma una única comisión, en lugar de tres, como hasta ahora”. De este modo, el CatSalut espera planificar de forma más homogénea el impacto general de un nuevo medicamento en todo el sistema sanitario.

Otro aspecto importante es que se adelanta al inicio del proceso el análisis económico. “Hasta ahora parecía que primero se realizaba el análisis clínico y luego el económico —señala Pontes—, lo que, probablemente, retrasaba el acceso”. Ahora, en el equipo de personas que desde el inicio analizan datos de salud o epidemiológicos, por ejemplo, está presente un profesional que evaluará los aspectos económicos.

Por otro lado, ahora habrá dos fases de alegaciones, en lugar de una. “Hasta ahora había una sola fase de alegaciones, a mitad del proceso, y creemos que es más lógico que también se puedan presentar alegaciones una vez que se ha tomado la decisión final”, comenta Pontes.

La voz de los pacientes

Sin duda, uno de los elementos más innovadores del nuevo programa es que se incorpora la opinión de los pacientes. “Forman parte de las comisiones desde el inicio de todo el proceso, en igualdad de condiciones con los otros miembros”, apunta la gerente de Armonización Farmacoterapéutica. En todo caso, y para evitar conflictos de interés, no serán pacientes expertos en la patología relacionada con el fármaco sobre el que debe tomarse una decisión. “Son pacientes que tienen experiencia en la participación en comités del CatSalut y que se seleccionan a partir de una propuesta que ha realizado el Consejo Consultivo de Pacientes de Cataluña. Tienen línea directa con nosotros y pueden opinar y preguntar sobre lo que deseen en las reuniones —añade Pontes—. Aunque, de todos modos, los pacientes relacionados con la patología también podrán realizar alegaciones si lo desean”.

Twitter
Suplementos y Especiales