Apenas el 5% de los hombres con disfunción eréctil busca soluciones

La prótesis de pene es una opción en pacientes que no responden a medicación oral ni a las inyecciones
Herramientas
Madrid
|
14 feb 2019 - 15:11 h
|

La disfunción erectil es una enfermedad “tremendamente” prevalente que afecta a uno de cada cuatro hombres en España y que va a ir en aumento cada año.

Con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, Ignacio Martínez Salamanca, especialista en Urología y Medicina Sexual, ha explicado a GM que la disfunción sexual es un problema “infraconsultado” cuando a día de hoy hay muchas “soluciones” para la mayoría de los pacientes.

“El porcentaje de disfunción eréctil después de un tratamiento quirúrgico de cáncer de próstata alcanza el 65 por ciento o incluso el 70 por ciento, es muy alto, y de estos pacientes menos de un cinco por ciento busca solución”, describe el urólogo.

Según Martínez Salamanca “existe un problema de concienciación social, porque después de haber padecido un cáncer de próstata y tener problemas de disfunción eréctil realmente hay muchas soluciones, pero hay que consultar y hay que exponer el problema”.

Implantes de pene

En España entre un tres y un cuatro por ciento de los pacientes con disfunción eréctil que no responde a la medicación oral ni a las inyecciones intracavernosas se somete a una intervención quirúrgica para el implante de una prótesis de pene.

Este tipo de intervención puede ser la única posibilidad para algunos de estos pacientes, en palabras del especialista.

“Solemos esperar un tiempo razonable que suele ser aproximadamente entre 12 y 18 meses. Y si después de ese tiempo la función eréctil no se ha normalizado, tenemos que plantear un tratamiento más definitivo, ya que muchos pacientes que tienen disfunción eréctil después de prostatectomía radical no responden a tratamiento médico”, continúa el urólogo. “Son un grupo importante de pacientes no respondedores. Con lo cual la única solución es el implante de una prótesis”, añade.

Según los expertos, las prótesis tienen un alto índice de tolerancia y son una de las soluciones para la disfunción eréctil con un mayor grado de satisfacción por parte del paciente.

“Es un tratamiento muy seguro que tiene complicaciones en menos del uno por ciento de los pacientes. Puede haber infección o fallo mecánico. Pero la verdad es que son muy poco frecuentes y menos si el implante es llevado a cabo por una persona con experiencia”, subraya el especialista en salud sexual.

Asimismo, estas prótesis tienen una vida útil de entre 10 y 15 años y las revisiones “se hacen al tiempo y por parte del mismo especialista que hace el seguimiento del cáncer de próstata”, puntualiza.

Sin embargo, a pesar del éxito de esta técnica, solo un porcentaje pequeño de pacientes piden información sobre ella.

“Después de toda la concienciación que se realiza, solo un porcentaje muy pequeño de los pacientes sabe que esta opción existe. Por eso es tan importante que sea el urólogo quien les introduzca y les explique cuáles son las ventajas e inconvenientes”, destaca Martínez Salamanca, que reitera que, en general, es un dispositivo médico que necesita mucho más conocimiento por parte de la población.

Asimismo, resalta que cuando preguntan a los pacientes “nueve de cada 10 asegura que se volvería a hacer el tratamiento”. “La percepción del paciente después de haberse implantado una prótesis es muy buena”, concluye.

La disfunción erectil es una enfermedad “tremendamente” prevalente que afecta a uno de cada cuatro hombres en España y que va a ir en aumento cada año.

Con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, Ignacio Martínez Salamanca, especialista en Urología y Medicina Sexual, ha explicado a GM que la disfunción sexual es un problema “infraconsultado” cuando a día de hoy hay muchas “soluciones” para la mayoría de los pacientes.

“El porcentaje de disfunción eréctil después de un tratamiento quirúrgico de cáncer de próstata alcanza el 65 por ciento o incluso el 70 por ciento, es muy alto, y de estos pacientes menos de un cinco por ciento busca solución”, describe el urólogo.

Según Martínez Salamanca “existe un problema de concienciación social, porque después de haber padecido un cáncer de próstata y tener problemas de disfunción eréctil realmente hay muchas soluciones, pero hay que consultar y hay que exponer el problema”.

Implantes de pene

En España entre un tres y un cuatro por ciento de los pacientes con disfunción eréctil que no responde a la medicación oral ni a las inyecciones intracavernosas se somete a una intervención quirúrgica para el implante de una prótesis de pene.

Este tipo de intervención puede ser la única posibilidad para algunos de estos pacientes, en palabras del especialista.

“Solemos esperar un tiempo razonable que suele ser aproximadamente entre 12 y 18 meses. Y si después de ese tiempo la función eréctil no se ha normalizado, tenemos que plantear un tratamiento más definitivo, ya que muchos pacientes que tienen disfunción eréctil después de prostatectomía radical no responden a tratamiento médico”, continúa el urólogo. “Son un grupo importante de pacientes no respondedores. Con lo cual la única solución es el implante de una prótesis”, añade.

Según los expertos, las prótesis tienen un alto índice de tolerancia y son una de las soluciones para la disfunción eréctil con un mayor grado de satisfacción por parte del paciente.

“Es un tratamiento muy seguro que tiene complicaciones en menos del uno por ciento de los pacientes. Puede haber infección o fallo mecánico. Pero la verdad es que son muy poco frecuentes y menos si el implante es llevado a cabo por una persona con experiencia”, subraya el especialista en salud sexual.

Asimismo, estas prótesis tienen una vida útil de entre 10 y 15 años y las revisiones “se hacen al tiempo y por parte del mismo especialista que hace el seguimiento del cáncer de próstata”, puntualiza.

Sin embargo, a pesar del éxito de esta técnica, solo un porcentaje pequeño de pacientes piden información sobre ella.

“Después de toda la concienciación que se realiza, solo un porcentaje muy pequeño de los pacientes sabe que esta opción existe. Por eso es tan importante que sea el urólogo quien les introduzca y les explique cuáles son las ventajas e inconvenientes”, destaca Martínez Salamanca, que reitera que, en general, es un dispositivo médico que necesita mucho más conocimiento por parte de la población.

Asimismo, resalta que cuando preguntan a los pacientes “nueve de cada 10 asegura que se volvería a hacer el tratamiento”. “La percepción del paciente después de haberse implantado una prótesis es muy buena”, concluye.

Disfunción erectil
La disfunción eréctil después de un tratamiento quirúrgico de cáncer de próstata alcanza el 70 por ciento

Concienciación
Solo un porcentaje pequeño de pacientes pide información acerca de la prótesis de penes

<p>Apenas el 5% de los hombres con disfunción eréctil busca soluciones</p>
Las prótesis tienen un alto índice de tolerancia y son una de las soluciones con un mayor grado de satisfacción.
Twitter
Suplementos y Especiales