Reunión Anual de la Asociación de Microbiología y Salud

El abordaje genómico de los MMR gana terreno a su diseminación

La incorporación de herramientas de detección precoz frente a resistencias bacterianas se hace más urgente
Herramientas
Madrid
|
10 nov 2017 - 13:30 h
|

Hablar de era post-antibiótica, a día de hoy, no es pensar en Fleming y su Penicilina, desgraciadamente es hablar de la actualidad.

Que las resistencias bacterianas son una amenaza real e inminente está cada vez más presente en la sociedad científica. Buscar soluciones rápidas ha llevado a que los distintos países incluyan en la agenda política este asunto como prioritario. Según los datos, en 2050, estas infecciones relacionadas con los microorganismos multirresistentes (MMR) matarán a más de 10 millones de personas en todo el mundo.

La reunión anual de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) se centró en la amenaza que suponen las multirresistencias.

Parece claro que la limitación de los recursos terapéuticos requiere la apuesta por nuevos tratamientos efectivos frente a estas infecciones. Sin embargo, a falta de ir incorporando al arsenal terapéutico los distintos fármacos que poco a poco van surgiendo —actualmente hay solo 41 antibióticos en investigación, de los que tan solo tres pueden acabar con más del 90 por ciento de las cepas definidas como problemas de salud pública— los expertos apuntan a la genómica como punta de lanza para la evitar la diseminación de estas bacterias.

Como precisó Iñaki Comas, de la Unidad de Genómica de Tuberculosis del Instituto de Biomedicina de Valencia, la genómica está irrumpiendo en el abordaje de estas infecciones, en cuanto al diagnóstico y a la epidemiología.

Actualmente se está trabajando en el campo de la tuberculosis multirresistente. Actualmente, existe una capacidad de secuenciación que “hasta ahora no se podía”, recordó Comas, “a un precio asequible”. Como indicó el experto, el primer genoma de la tuberculosis, que se realizó en 1997, costó cuatro millones de euros, “ahora, se está empezando a pensar en usarlo en ambientes clínicos”.

En este nuevo paradigma, el genoma está permitiendo identificar mutaciones que hace años no tenían al alcance. Es más, siempre se habían utilizado diferentes marcadores para comprobar si las cepas eran las mismas. Estos marcadores, como asegura el experto, interrogaban a un trozo pequeño de la mutación.

¿Qué se está haciendo en la actualidad? Actualmente, se aplica el genoma completo como marcador epidemiológico. “Se han desarrollado algoritmos que permiten ver grupos de transmisión y analizar cómo es la infección, es decir, permite conocer cómo sucede esa transmisión”.

A su juicio, gracias a la genómica es posible evaluar los programas de control de las infecciones. En tuberculosis ya se está trabajando con resultados en este sentido. “A nivel de diagnóstico de resistencias permite ver mutaciones concretas. Hacer un target de esas mutaciones”.

En la actualidad, se están analizando más de 100 target contra las resistencias y más de 400 mutaciones diferentes.

El ejemplo de la tuberculosis

La tuberculosis multirresistente (TB-MDR) a medicamentos supone un riesgo para la salud pública, con 600.000 nuevos casos de resistencia al medicamento principal de primera línea, la rifampicina. Según las cifras de la OMS, aproximadamente 490.000 eran casos de multirresistencia a los fármacos.

En este sentido, el Consultor Internacional de tuberculosis multirresistente para la Unión Internacional contra la tuberculosis y enfermedades respiratorias, Ignacio Monedero, señaló que la pérdida de susceptibilidad a la rifampicina prolonga la duración de los tratamientos de seis meses hasta 9,12 o 24 meses. “Además se deben usar medicamentos más tóxicos y, por tanto, con peores parámetros de tolerancia por el paciente”, apuntó. Esta prolongación del tratamiento junto al aumento de los efectos adversos ocasionados en el paciente a raíz del empleo de medicamentos más tóxicos eleva el número de abandonos y, con ello, la cifra de muertes por esta enfermedad.

Con este panorama, Monedero tiene claro cuáles deben ser las acciones de futuro para poner fin a la tuberculosis en 2035. “Es necesario optimizar las herramientas actuales e incorporar una nueva vacuna con un impacto alto”. Esto, podría bajar la tasa de la enfermedad hasta un 20 por ciento.

Actualmente, a nivel mundial se está trabajando en 28 ensayos clínicos para el manejo de esta patología, “algo sin precedentes en la historia de la enfermedad”, adelantó.

En España, la prevalencia estimada de la TB-MDR en España es de 0,44 por ciento de los casos iniciales y siete por ciento en los casos tratados previamente. A nivel mundial, las cifras se elevan hasta el 3,9 por ciento para los casos iniciales y 21 por ciento para aquellos tratados con anterioridad. Hacer frente a estos datos, indicó Monedero, requiere reforzar las capacidades de los programas nacionales y sistemas de salud y apostar por un enfoque centrado en el paciente, similar a los programas de quimioterapia, salud mental o cuidados paliativos.

Las estrategias de vacunación frente a las infecciones bacterianas, una necesidad real

José Enrique Yuste Lobo, del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, fue el encargado de exponer el papel de las vacunas en todo este paradigma de las resistencias antimicrobianas. Como indicó, a principios de los 80 había porcentaje bajo de resistencias que fue aumentando progresivamente, hasta que en 2001 se introduce la vacuna conjugada en pediatría que permitió aliviar las cepas resistentes, con una disminución. “En los 80 un seis por ciento de las cepas eran resistentes, empezaron a aumentar y, por tanto, a aparecer cepas con altos niveles de resistencias hasta alcanzar el 44 por ciento de bacterias resistentes”. En este contexto la vacuna 7-valente consiguió también disminuir los casos. Gracias a esto, en los últimos años empezaron a disminuir las resistencias ligadas a estas bacterias, pero se ha detectado que las resistencias van en aumento en las cepas no incluidas en las vacunas.

Con todo, parece claro que aunque en los últimos años han empezado a disminuir gracias al papel que juega la inmunización, hay que seguir avanzando en esta línea para conseguir erradicar esta amenaza.

Twitter
Suplementos y Especiales