XXI Simposio de Revisiones en Cáncer

El dolor irruptivo es infradiagnosticado e infratratado

Los oncólogos reclaman mayor difusión y formación
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
08 feb 2019 - 14:07 h
|

“Muchas veces el oncólogo solo se fija en si el tamaño del tumor se ha reducido mientras que al paciente le preocupan sus síntomas y su calidad de vida”. Con esta afirmación comenzaba la sesión del XXI Simposio de Revisiones en Cáncer centrado en la calidad de vida del paciente oncológico. Uno de los temas centrales ha sido el dolor irruptivo que sufren estos pacientes durante su enfermedad y que a pesar de las guías clínicas es infratratado e infradiagnosticado.

Se calcula que entre el 24-60 por ciento de los pacientes oncológicos presentan dolor durante el tratamiento y entre el 62-86 por ciento cuando el cáncer está en fase avanzada. El dolor noniceptivo e irruptivo son los tipos de dolor más frecuente que sufren los pacientes oncológicos, cuyas tasas de prevalencia se situaron entorno al 59 por ciento.

“El dolor es un tema en el que ponemos poca atención”, afirmaba Rafael López, jefe del Servicio de Oncología Médica del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, quien añadía “que, según los estudios, recogemos muy poco en la historia clínica de los pacientes”. Según el oncólogo, esta falta de atención siempre se ha exculpado con el riesgo de la drogodependencia, la falta de formación o la poca visibilización en la agenda política “pero yo siempre le digo a los estudiantes que el mejor médico es aquel que maneja mejor el dolor”.

A pesar de que prácticamente hay unanimidad en la definición de qué es el dolor irruptivo, “es un problema infratratado e infradetectado por los oncólogos. Aunque esté recogido en las guías de práctica clínica tiene un cumplimiento limitado. Se necesita una mejor difusión y educación para mejorar la implantación de las guías”, señaló.

Falta de adherencia

Actualmente la recomendación para tratar este problema son los opiáceos de acción corta “pero según los estudios existe una percepción de que son poco eficaces”, alertaba López. De hecho, expusieron en la sesión que uno de cada cuatro pacientes oncológicos no sigue correctamente el tratamiento para paliar el dolor porque percibe que no funciona. “Los oncólogos han percibido que la adherencia al tratamiento del dolor irruptivo puede mejorarse con el tratamiento de los efectos adversos, una mejor educación sobre el manejo del dolor para los pacientes y familiares, con instrucciones escritas de prescripción y la simplificación de los regímenes de medicamentos”, enumeraba el especialista.

Clasificación dolor irruptivo

Las guías clínicas definen el dolor irruptivo como una exacerbación aguda y transitoria del dolor en el paciente oncológico con dolor basal controlado (leve, EVA <4). La clasificación del dolor irruptivo más utilizada es la que distingue entre dolor irruptivo incidental (con un factor desencadenante), idiopático (sin factor desencadenate conocido) y relacionado con el fin de la dosis (empeoramiento al final del intervalo del esquema analgésico).

1 de cada 4 pacientes no sigue correctamente el tratamiento para paliar el dolor porque percibe que no funciona

Twitter
Suplementos y Especiales