Episodios cortos de ritmo anormal del corazón pueden no incrementar el riesgo de accidente cerebrovascular

Herramientas
|
18 oct 2016 - 13:00 h
|

Las personas con marcapasos o desfibriladores que experimentan solamente episodios cortos de un ritmo cardiaco anormal conocido como fibrilación auricular tienen un riesgo muy bajo de accidente cerebrovascular, lo que sugiere que los anticoagulantes en este grupo de pacientes no son propensos a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, según una nueva investigación que se publica en ‘Circulation’, una revista de la Asociación Americana del Corazón.

La fibrilación auricular es la arritmia cardiaca más común, afectando a aproximadamente 2,7 millones de estadounidenses. La investigación anterior demuestra que las personas con episodios prolongados de fibrilación auricular registran un mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares, incluyendo accidente cerebrovascular, por lo que las directrices recomiendan que los pacientes con fibrilación auricular tomen anticoagulantes para reducir su riesgo de accidente cerebrovascular.

Sin embargo, no estaba claro si episodios “cortos” (estimados como menos de 20 segundos) también elevan los riesgos médicos y garantizan la necesidad de anticoagulantes. Los investigadores analizaron 37.000 electrocardiogramas (ECG) individuales de 5.379 pacientes mayores de 2 años inscritos en el Registro TASA, un estudio en curso que sigue a pacientes con marcapasos o desfibriladores que monitorean constantemente su ritmo cardiaco.

El estudio confirmó que los largos episodios de fibrilación auricular se asocian con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca, visitas a los departamentos de emergencias u hospitalización por un ritmo cardiaco anormal, o la muerte. Por el contrario, en el transcurso de dos años, los pacientes que experimentan sólo episodios “cortos” de fibrilación auricular no tenían más de riesgo de accidente cerebrovascular u otras complicaciones cardiovasculares que quienes no sufrieron fibrilación auricular.

Durante los dos años del estudio, se produjeron 15.000 episodios de fibrilación auricular; 94 pacientes fueron hospitalizados por fibrilación auricular; 265 pacientes fueron hospitalizados por insuficiencia cardiaca; 47 pacientes fueron hospitalizados por accidente cerebrovascular, y 359 pacientes murieron.

Los resultados sugieren que en los pacientes que sólo experimentaron episodios cortos de fibrilación auricular, el riesgo de sangrado asociado con la toma de anticoagulantes es mayor que el riesgo de accidente cerebrovascular.

“Sabíamos que las personas con fibrilación auricular presentan un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, pero la siguiente pregunta era, ¿cuánta fibrilación auricular?”, relata Steven Swirynautor principal y profesor clínico de Cardiología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern de Chicago, Illinois, Estados Unidos.

“Otros estudios han demostrado que episodios prolongados de fibrilación auricular presentan un riesgo, pero ¿qué pasa con los cortos? La respuesta hasta este estudio era que no se sabía. Ahora tenemos buenos datos sólidos de que si todo lo que tienes son episodios cortos de fibrilación auricular, el riesgo es tan bajo que no justifica los anticoagulantes”, subraya.

Sin embargo, Swiryn apunta que los médicos deben seguir vigilando a los pacientes para ver la posible progresión a episodios prolongados de fibrilación auricular que se pueden desarrollar.

Twitter
Suplementos y Especiales