XXI Simposio de Revisiones en Cáncer

La falta de percepción de la emesis por QT se agrava en España

Si se controlan de forma completa las NaVIQ el paciente aumenta su calidad de vida en tres días
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
08 feb 2019 - 14:07 h
|

Las nauseas y vómitos inducidos por la quimioterapia (NaVIQ) son un problema común en las consultas de oncología. Para diseñar la profilaxis antiemética hay que tener en cuenta una serie de factores como conocer la etiopatogenia de la emesis inducida en función de la quimioterapia (QT) a administrar; conocer las combinaciones de QT y las condiciones individuales del paciente; y el objetivo del plan del tratamiento (si es curativo o paliativo).

Los datos son un tanto inquietantes. Como explicó Javier de Castro, del Hospital Universitario La Paz, existe una evidente falta de percepción de emesis por QT en nuestro país, consecuencia, entre otras cosas, de que los episodios no queden registrados en la historia clínica, por tanto, el problema no existe, “y un buen tratamiento oncológico puede quedar desacreditado por efectos adversos”. La mejor estrategia para el tratamiento de los vómitos es su prevención, y la buena noticia es tiene tratamiento. Además, este reduce no solo la morbilidad para el paciente, sino también las posibles complicaciones médicas que se puedan derivar de los vómitos repetidos.

Hay que tener en cuenta que el 33 por ciento de los pacientes presenta vómitos tardíos y nauseas difíciles de controlar. “Las NaVIQ tienen un impacto negativo en la calidad de vida”, insiste.

Uno de los retos que tienen los expertos por delante es llegar a controlar estos efectos en el primer ciclo de tratamiento, ya que posteriormente es difícil de controlar.

Sin embargo, los datos sobre el uso de los antieméticos ponen sobre la mesa esa falta de percepción de los profesionales. Como analizó De Castro, el uso de antagonistas de la neuroquinina 1 (AR NK1) es bajo en muchos países de la Unión Europea como España, Reino Unido e Italia. De hecho se prescriben en nuestro país en más del 10 por ciento de los tratamientos basados en carboplatino.

Seguir las guías

En este punto, el oncólogo incidió en la necesidad de seguir las recomendaciones clínicas para mejor el control de la emesis, e hizo hincapié en que una pauta oral efectiva, basada en una dosis única administrada inmediatamente antes de la QT podría constituir un tratamiento muy práctico con una efectividad mejorada.

La profilaxis antiemética con anti-5-HT3, anti NK1 y dexametasona es el tratamiento de elección de la QT altamente emetogénea. Si bien, su uso inadecuado puede reducir la eficacia y aumentar los efectos secundarios.

Richard Gralla, del Jacobi Medical Center de Nueva York, hizo hincapié en que el desafío en la actualidad es elegir el tratamiento más adecuado para el paciente, para ello, “tenemos que tener en cuenta si utilizamos terapias combinadas o individuales”.

Gralla aseguró que si se controla de forma completa las NaVIQ el paciente puede aumentar su calidad de vida en tres días, de lo contrario, empeorará.

Twitter
Suplementos y Especiales