Modifican un modelo ortotópico para estudiar mejor el sarcoma de Ewing

Los modelos ortotópicos se basan en la implantación de las células tumorales en el órgano de origen
Temas relacionados:
Herramientas
Barcelona
|
02 sep 2016 - 14:00 h
|

El grupo de investigación en Sarcomas del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) ha desarrollado una versión modificada de un modelo animal ortotópico que permite recrear más de cerca los pasos de la metástasis en el sarcoma de Ewing (SE), el segundo tipo de cáncer óseo más común en niños y adolescentes. Este nuevo modelo ha sido usado por primera vez en el estudio más reciente del equipo, publicado en Oncotarget, que proporciona nuevos conocimientos sobre los procesos metastásicos en la patología, y podría convertirse en una valiosa herramienta experimental para analizar el potencial metastásico en diferentes sarcomas.

“Creemos que este modelo ortotópico nos permite representar más adecuadamente la evolución de una metástasis en el sarcoma de Ewing, puesto que el tumor primario crece en su ambiente natural”, explica Òscar Martínez-Tirado, líder del mencionado grupo de investigación. Los modelos ortotópicos se basan en la implantación de las células tumorales directamente en el órgano de origen, cosa que permite la interacción de estas células con los tejidos circundantes.

En este caso, se inyectaron células cancerígenas en los músculos gemelos del ratón, y una vez que el tumor logró un volumen determinado, estos músculos se eliminaron quirúrgicamente. “Este procedimiento implica una cirugía poco agresiva que permite la supervivencia de los ratones con una vida normal durante un periodo bastante largo para el desarrollo de metástasis a distancia”, comenta el investigador.

Mejores modelos

Los modelos ortotópicos se consideran clínicamente más relevantes y mejores modelos de predicción, dado que se ha demostrado que la interacción de las células tumorales con su entorno natural afecta a su crecimiento, la diferenciación, y su sensibilidad a fármacos. Por otro lado, las células tumorales inyectadas pueden propagarse a zonas de metástasis en otros órganos con especificidades comparables a la situación humana. “Gracias a esta nueva herramienta, hemos sido capaces de identificar cómo la proteína CAV1 regula una vía prometastásica en el SE y el papel de las proteínas RPS6 y RSK1 como nodos clave de este proceso, hallazgos con un beneficio potencial para los pacientes”, comenta Martínez-Tirado.

El SE es un sarcoma de tejido óseo y blando que afecta principalmente a niños y adultos jóvenes. Es agresivo y altamente metastásico; aproximadamente, un tercio de los pacientes presentan metástasis en el momento del diagnóstico, siendo pulmón y médula ósea los lugares más comunes. “El tratamiento y el pronóstico de los pacientes se determina entre otros factores por la presencia de estas metástasis. Por lo tanto, comprender el proceso metastásico es obligatorio”, concluye este experto.

Twitter
Suplementos y Especiales