Un estudio asocia la apnea del sueño con la evolución de problemas cardiacos

El grupo de trabajo ISAACC ha presentado resultados preliminares de un estudio que concluirá en 2019
Herramientas
Madrid
|
17 mar 2017 - 13:00 h
|

En España hay una prevalencia de alrededor de un 10 por ciento de la apnea del sueño, un síndrome principalmente relacionado con la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

Con motivo del Día Mundial del Sueño el pasado 17 de marzo, un grupo de investigadores en España ha presentado algunos datos preliminares del estudio llamado ISAACC que concluirá en 2019 y busca establecer si el tratamiento de esta patología disminuye la evolución del síndrome coronario agudo (SCA).

El investigador Manuel Sánchez de la Torre, miembro del Instituto de Investigacion Biomédica de Lleida y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (Ciberes), explica a GM que el grupo de trabajo tratarán de “dar respuesta al impacto que tiene esta enfermedad sobre el SCA”.

La muestra cuenta con 1.264 sujetos, de los cuales se ha reclutado ya el 90 por ciento, aunque Sánchez reconoce que no ha sido fácil por “lo complejo que es aleatorizar y encontrar personas que se quieran someter a un estudio del sueño tras haber sufrido un infarto”.

Prevención secundaria

“La apnea del sueño activa una serie de mecanismos indeseados y fisiopatológicos que pueden relacionarse con enfermedades cardiovasculares”, describe.

“Estos mecanismos se relacionan estrechamente no solo con hipertensión sino con otras como infarto o ictus y por eso consideramos que los pacientes deben valorar el tratar la apnea no solo para tratar la somnolencia sino para evitar cualquier problema coronario”, subraya el experto.

El grupo está trabajando en la “prevención secundaria cardiovascular” con una hipótesis: “si tratamos la apnea que sufre un paciente con síndrome coronario agudo, la probabilidad de que este paciente vuelva a tener un episodio de infarto disminuye de forma significativa”, incide el especialista.

Complicación extra para pacientes

El estudio, liderado por el neumólogo Ferran Barbé y que cuenta con financiación de la Fundación Astra-Zeneca entre otros, es “de una enorme dificultad por el tipo de pacientes que evaluamos”.

Sánchez explica que para conseguir la muestra han valorado antes unos seis mil infartos.

Además, también hay que tener en cuenta que los sujetos “viven un momento complicado con un episodio en el que nosotros planteamos una alternativa para ver si pueden mejorar”.

“El cambio es pasar de trabajar en las unidades de sueño a hacerlo en cuidados intensivos para poder hacer un estudio simplificado de los pacientes en los primeros días tras el infarto”, indica

La prevalencia de apnea en pacientes que han sufrido SCA está en torno al 40-50 por ciento y para tratarla, los especialistas trabajan con la presión positiva continua en la vía aérea superior (CPAP).

Durante un año, seguirán los posibles eventos cardiovasculares y presentarán resultados definitivos, pero de momento, la evidencia es que el paciente con apnea se relacionaría, a corto plazo, con un aumento de la gravedad del SCA y una estancia hospitalaria más larga.

Twitter
Suplementos y Especiales