Uno de los mayores expertos en VIH considera “factible” acabar con las infecciones sin terapia antirretroviral

Anthony A. Fauc, director del NIAID, considera que la remisión sostenida es un objetivo alternativo a la cura clásica
Herramientas
Madrid
|
02 ago 2018 - 13:29 h
|

Controlar el número de infecciones por VIH sin terapia antirretroviral (TAR) es un objetivo “factible que merece una búsqueda enérgica”, según Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID), y uno de los mayores expertos en la lucha contra el VIH / sida a nivel mundial.

Así lo ha señalado Fauci durante su ponencia ‘Control duradero de la infección por VIH ante la ausencia de terapia antirretroviral: oportunidades y desafíos’, en la Conferencia Internacional sobre el Sida (AIDS 2018) en Amsterdam.

Una cura del VIH en el sentido clásico requiere la eliminación de todas las células portadoras de virus, conocidas colectivamente como el reservorio del VIH. Estas células, que tienen ADN que codifica proteínas del VIH, han entrado en un estado de reposo tal que no producen ninguna parte del virus. Pueden sobrevivir durante años, incluso de por vida, mientras permanecen invisibles para el sistema inmune. Aunque la investigación hacia una cura clásica está “en marcha”, el doctor Fauci ha señalado que se necesitarán “avances científicos” adicionales para lograr esa meta.

Para este experto, el objetivo alternativo a la cura clásica es la remisión sostenida, libre de TAR. “Este objetivo no implicaría la erradicación del reservorio del VIH. Por el contrario, permitiría a una persona que vive con VIH mantener el virus latente suprimido sin medicación diaria”, ha indicado.

En la actualidad, las personas que viven con el VIH generalmente deben tomar TAR en un régimen diario de tres o más medicamentos antirretrovirales, para mantenerse sanos y evitar transmitir el virus a otras personas.

Nuevos enfoques en el VIH

Los científicos están centrándose en dos enfoques hacia la remisión libre de TAR. El primero consiste en intervenciones intermitentes o continuas que no son de terapia antirretroviral, mientras que el otro consiste en estimular el sistema inmunitario para que ejerza un control de larga duración sobre el VIH.

Las prometedoras intervenciones intermitentes o continuas para la remisión libre de TAR de larga duración incluyen anticuerpos neutralizantes ampliamente contra el VIH (bNAb). “Estos poderosos anticuerpos pueden evitar que casi todas las cepas de VIH infecten células en el laboratorio. Se están realizando estudios en animales y personas para determinar si las infusiones o inyecciones periódicas de bNAbs pueden prevenir la adquisición del VIH y también suprimir el virus en personas que viven con el VIH”, ha explicado Fauci.

Durante su ponencia, ha descrito cómo los científicos están desarrollando bNAb con atributos mejorados, que incluyen mayor potencia y duración en el cuerpo, y están probando el tratamiento con combinaciones de dos o tres bNAb de forma similar a la terapia antirretroviral combinada. Fauci ha expresado un “optimismo cauteloso” en que la combinación de la terapia con bNAb tendrá “éxito”.

Los científicos también están probando si la administración de bNAb contra partes del sistema inmune puede producir una remisión libre de TAR al inducir un control del virus de larga duración e inmune sin una mayor intervención.

En este sentido, tal y como ha detallado Fauci, un estudio dirigido por científicos del NIAID y la Universidad Rockefeller (Estados Unidos) ha demostrado que administrar infusiones de dos diferentes bNAb a monos infectados con una forma de VIH permite que el sistema inmunitario de algunos animales controle el virus mucho después de que los anticuerpos desaparecieran.

Otro estudio, dirigido por científicos de la Universidad de Emory (Estados Unidos), en colaboración con el laboratorio de Fauci, ha involucrado anticuerpos que se unen a un receptor celular inmunitario llamado alfa-4 beta-7. Fauci ha narrado cómo administrar en periodos cortos ART e infusiones del anticuerpo anti-alfa-4 beta-7 a monos infectados con una forma de VIH conduce al control prolongado del virus y al reabastecimiento de las células inmunes después de que se detuviera todo el tratamiento.

Finalmente, Fauci ha informado de los resultados preliminares de un pequeño ensayo clínico de fase temprana en el que las personas que viven con el VIH bien controladas con TAR recibieron infusiones de vedolizumab, un anticuerpo anti-alfa-4-beta-7 aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

Estos voluntarios recibieron terapia antirretroviral y vedolizumab al comienzo del estudio. Después, suspendieron el TAR mientras continuaban recibiendo el anticuerpo y finalmente suspendieron todo el tratamiento. “El tratamiento fue seguro y bien tolerado, pero no generó un control duradero del virus”, ha relatado.

Twitter
Suplementos y Especiales