Herramientas
|
12 nov 2015 - 16:00 h
|

Los candidatos a La Moncloa valoran diferentes medidas para racionalizar el gasto sanitario

Tanto Podemos
como Ciudadanos insisten
en potenciar la transparencia del sistema

Aumenta el ritmo de la campaña electoral. Los grupos políticos comienzan a presentar sus listas de candidatos al Congreso y al Senado, al tiempo que desvelan las líneas que regirán su actuación si acceden al Palacio de La Moncloa tras las elecciones del 20 de diciembre.

La actividad parlamentaria ha cesado, pero la maquinaria electoral avanza a todo trapo. Cuatro grandes fuerzas sobresalen en las encuestas. A los partidos tradicionales, Partido Popular y PSOE, se unen en la carrera política dos formaciones más, Ciudadanos y Podemos. Todos ellos han presentado paquetes de propuestas o ultiman sus programas electorales. Estos primeros documentos permiten vislumbrar alrededor de qué puntos girará el debate sanitario.

En la pasada legislatura el Real Decreto 16/2012 y su paquete de medidas para racionalizar el gasto sanitario acaparó la mayoría de los focos. Las tres principales fuerzas en la oposición ya han manifestado su intención de derogarlo con el fin de regresar a un modelo de asistencia universal en detrimento del actual de aseguramiento. El debate ha generado tal polémica que el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha realizado un nuevo llamamiento para que la sanidad no sea “un elemento de confrontación política”.

Precisamente, el partido en el Gobierno, el PP, mantiene las incógnitas y aún no ha desgranado cuáles serán sus principales líneas estratégicas en materia de salud. En este periodo se ha limitado a una defensa a ultranza de este real decreto.

A pesar del rechazo que ha generado el texto, el control del gasto sanitario y farmacéutico no ha dejado de estar encima de la mesa. Con este fin, el Gobierno, a través de los ministerios de Hacienda y de Sanidad ha alcanzado un acuerdo con la industria farmacéutica para establecer un techo de gasto en función de la evolución del PIB.

Sus principales rivales proponen otros mecanismos. La gran apuesta del PSOE es la subasta de medicamentos. La formación que lidera Pedro Sánchez pretende exportar esta iniciativa del Gobierno andaluz. “Desarrollaremos una política de eficiencia en el gasto farmacéutico incorporando diferentes procedimientos, entre ellos, el sistema de subasta pública para medicamentos y productos sanitarios sin patente”, según dicta el borrador que presentó el PSOE a finales del pasado octubre y que dará lugar a un texto definitivo ya esta semana.

Podemos presentó recientemente una batería con 300 medidas para que sus simpatizantes puedan opinar antes de la redacción del programa electoral. Dentro de este paquete aparecen 15 iniciativas orientadas a sanidad y entre ellas el control del gasto también es motivo de preocupación. La formación que dirige Pablo Iglesias propone “una prescripción responsable de medicamentos: un modelo que dispensa dosis y no cajas”. Para ello, señala la necesidad de “un cambio paulatino”, con el objetivo de “prescribir y dispensar en todos los puntos autorizados únicamente el número de dosis necesarias en cada tratamiento”.

Las ideas de Ciudadanos para favorecer el ahorro tratan de ir más allá del gasto farmacéutico. El partido de Albert Rivera trata de desmarcarse de las acusaciones que le vinculan a la implantación de nuevos copagos. “Una regulación de la demanda no puede basarse en el copago”, ya que puede suponer “una barrera de acceso a los servicios sanitarios”. En su programa advierte de la importancia de “fomentar cambios culturales en la propia organización sanitaria y en la sociedad hacia formas menos consumistas”. Destaca varios mecanismos como incrementar la autonomía de gestión de las unidades clínicas, recuperar la función de autoridad sanitaria, la introducción de indicadores de productividad y costos y el desarrollo de nuevas líneas de actividad para las enfermedades crónicas.

Refuerzo del sistema

Los principales rivales del Partido Popular incluyen en sus programas medidas encaminadas a potenciar la cohesión del sistema y reducir las inequidades actuales. El PSOE ha puesto sobre la mesa la aprobación de una nueva Ley General de Sanidad. Entre sus planteamientos, se encuentra “converger hacia una cartera común de servicios para toda la ciudadanía en coordinación con todas las comunidades autónomas”, así como la recuperación del Fondo de Cohesión sanitaria.

Ciudadanos hace suya una de las reclamaciones más comunes de los profesionales sanitarios, otorgar al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (Cisns) un carácter ejecutivo. “Intensificaremos la función del Cisns como garante de la coordinación en la asistencia sanitaria en todo el territorio nacional, incluyendo la cartera de prestaciones sanitarias complementarias siempre que estos servicios demuestren su utilidad y necesidad”.

Podemos incluso llega a cuantificar las necesidades económicas del sistema sanitario. En su programa preliminar, propone inyectar 8.800 millones de euros adicionales, una cifra que se acerca a los cerca de 10.000 millones que han perdido las comunidades autónomas en sus presupuestos sanitarios, según consta en las estadísticas del ministerio de Sanidad. El objetivo consiste en recuperar “en el primer año de legislatura los niveles de dotación previos a 2012”.

Mayor transparencia

La falta de transparencia del sistema sanitario ha quedado especialmente en evidencia en las negociaciones para la adquisición de los medicamentos contra la hepatitis C. A día de hoy las comunidades autónomas aseguran no conocer cuánto deberán pagar a la industria por estos fármacos. Tanto Podemos como Ciudadanos insisten en la necesidad de incrementar la transparencia. La formación morada sugiere la aprobación de una ley específica “que anime a la participación de los profesionales y de la ciudadanía”.

El partido naranja pretende que “los responsables que gestionan los centros y las áreas rindan cuentas a quien financia sus actividades y, por supuesto, que los responsables de mayor nivel fijen criterios claros de actuación basados en indicadores de calidad y eficiencia y rindan cuentas a la ciudadanía en su labor”.

Ambos grupos insisten en la necesidad de incorporar la evaluación al sistema sanitario. Los de Pablo Iglesias pretenden, por un lado, ampliar “las responsabilidades asumidas por la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, Prestaciones y Políticas del Sistema de Salud a los efectos de compilar, estandarizar y publicar toda la información relativa a la evaluación de las políticas públicas en el campo de la salud”.

Ciudadanos enfoca la evaluación orientada a la cartera de servicios. Cualquier “incorporación de tecnologías y medicamentos se realizará en función de su efectividad y coste-efectividad por lo que los nuevos procedimientos diagnósticos o tratamientos deberán acompañarse de su presupuesto”.

Los principales partidos dedican también un capítulo aparte a la investigación y desarrollo para situar la inversión el dos por ciento del PIB como solicita la UE. El PSOE propone duplicar el gasto público. Por su parte, Podemos insiste en la creación de una Agencia Estatal de Investigación, una tarea aún pendiente del Gobierno de Mariano Rajoy, y que se encontraba entre sus principales compromisos.

Dentro de las propuestas dirigidas a mejorar la situación de los profesionales sanitarios, Ciudadanos apuesta por incentivar a aquellos que realicen una labor innovadora y acometan “la sustitución de tratamientos y pruebas diagnósticas obsoletos o antiguos”.

Partido Popular

Continuación del modelo establecido con el Real Decreto 16/2012.

Control del gasto farmacéutico: acuerdo con la industria farmacéutica para la fijación de techo de gasto.

Sistema de compras centralizada.

Completar los proyectos pendientes en e-salud.

PSOE

Derogación del RD 16/2012 y regreso a un modelo de asistencia universal.

Implantación del modelo andaluz de subastas en todo el territorio nacional.

La aprobación de una nueva Ley General de Sanidad y recuperar el Fondo de Cohesión.

Duplicar la inversión pública en I+D en esta legislatura.

Ciudadanos

Reforzar las funciones del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Medidas para frenar la demanda y copagos sólo como elemento disuasorio.

Evaluación antes de incorporar tratamientos y diagnósticos a la cartera.

Mayor coordinación de los niveles asistenciales.

Podemos

Derogación del Real Decreto 16/2012 para el regreso a la sanidad universal.

Cambios en el modelo de prescripción para incorporar la unidosis.

Aumentar el gasto sanitario en 8.800 millones de euros.

Financiar los procesos de historia clínica digital y receta electrónica interoperables.

Twitter
Suplementos y Especiales