Con el 50% de los médicos sin plaza, el SNS alcanza su máximo de inestabilidad

El 41 por ciento de los médicos del sistema público sin plaza en propiedad tienen contratos precarios
Herramientas
|
01 abr 2016 - 16:00 h
|

Aquello de que “España va bien” no es aplicable en la actualidad al panorama laboral del Sistema Nacional de Salud (SNS). Los recortes sanitarios no hicieron más que allanar el camino para que la inestabilidad y la precariedad se instalaran en el sistema hasta alcanzar unos datos poco frecuentes en el sector hasta el momento. Así lo refleja la tercera oleada del estudio sobre ‘La situación laboral de los médicos en España’ —basado en una encuesta realizada a 10.500 de médicos de distintas comunidades— desarrollado por la Organización Médica Colegial (OMC), con la colaboración de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y el respaldo del Foro de la Profesión Médica.

El informe hace varias llamadas de atención ante este clima inestable. Como recordó el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, en los próximos ocho años el 8,1 por ciento de los médicos se jubilarán, y teniendo en cuenta los contratos temporales que se están haciendo, “a nadie le extraña que los índices de motivación hayan bajado”. El principal problema a su juicio, es que se está deslegitimando la sanidad pública desde dentro del propio sistema, ya que muchos profesionales se van, aunque en la sanidad privada la situación laboral no es mucho mejor.

A pesar del respaldo legislativo con el que cuentan los profesionales para blindar las renovaciones temporales de contratos, parece que España queda al margen en cuanto a cumplimiento. El secretario general de CESM, Francisco Miralles, hizo referencia al incumplimiento de la Directiva Europea 1997/70 que trata de proteger a los trabajadores frente a la inestabilidad.

El coordinador del estudio, Óscar Gorría, explicó que la mitad de los trabajadores que actualmente se encuentran prestando servicios en el sistema público lo realizan en una situación de inestabilidad e irregularidad, lo que indica que “uno de cada dos médicos de la sanidad pública lo hace en este contexto”, aclaró Gorría (ver tabla).

Asimismo, el sistema privado tampoco está exento. El 40 por ciento de los médicos que trabajan en estos hospitales por cuenta ajena tienen un contrato a tiempo parcial, y el 27,2 por ciento está con contratos de duración inferior a seis meses. “El SNS es la mayor empresa de trabajo temporal en España”, recordó Gorría, al tiempo que expuso que en el último año los profesionales médicos han firmado una media de 5,73 contratos, siendo las mujeres las que firman más contratos temporales, 5,72 de media, frente a los 4,81 de los hombres.

Más datos significativos son los de la situación de los médicos sin plaza en propiedad cuyo porcentaje asciende al 41 por ciento, y además lo hacen con contrato precario. “Un 42,9 por ciento tiene contratos de duración superior a seis meses”. Todo esto se agrava si se tiene en cuenta que el 40 por ciento de los trabajadores del sistema público sin plaza llevan más de diez años sin firmar un contrato.

Paro sumergido

La cifra oficial de médicos en paro es de 2,9 por ciento, algo inferior al 5,9 por ciento registrado en la segunda oleada. Gorría reconoce que “ese descenso coincidiría con la mejoría laboral que apuntan los datos que maneja el Gobierno”. Por edades, casi el 47 por ciento se corresponde a personas entre 40 y 60 años. Sin embargo, lo que sigue inquietando es la cifra real de paro sumergido detectada por este estudio. “Cuantos más contratos temporales, más aumenta el paro sumergido”, explica Gorría. Hace un año el paro encubierto de 2014 alcanzaba al 26,8 por ciento de los médicos en desempleo. Doce meses más tarde la cifra ya se sitúa en el 32,1 por ciento de los desempleados, que no se encuentran apuntados al SEPE. Un incremento de cinco puntos con respecto al año anterior. De este colectivo, el 85,7 por ciento se encuentra buscando empleo; un 45,3 por ciento lleva más de seis meses sin ver a un paciente, de los que el 29,8 por ciento supera el año. Comparados con el año anterior suponían el 30,1 por ciento y el 20 por ciento, respectivamente.

Además, el informe pone sobre la mesa que los mayores porcentajes de inestabilidad corresponden a las mujeres. A juicio de la presidenta de la Comisión Nacional de la Especialidad, Pilar Garrido, el por qué es algo que habría que analizar. De hecho, de los desempleados, el 64 por ciento son mujeres. El grueso de desempleo en este sentido se corresponde con la franja de 31 a 35 años, siendo la mujer la que más sufre. “La situación es indignante y abusiva, impropia de un Estado de Derecho”, aseveró Sendín.

Con todo, el 87 por ciento de los profesionales encuestados por la OMC considera que la carga de trabajo ha aumentado considerablemente. Como aseguró el presidente de la OMC, “se está destruyendo el prestigio ganado y la calidad”. El 54,1 por ciento de los médicos cree que la imagen de los pacientes con respecto a la atención también se está deteriorando.

En cuanto a los salarios, el 90,8 por ciento reconoce que tampoco mejoran. Aunque el estudio no ha analizado el nivel de ingresos, los expertos destacaron que un médico con plaza tiene un salario medio de 40.000 euros anuales. Los temporales, en cambio, “no llegan a mil euros al mes”, explicó Sendín.

Estas conclusiones tendrían que servir, a juicio de Miralles, para que el ministerio siguiera cumpliendo con los pactos del Foro de la Profesión Médica, uno de ellos era la búsqueda de iniciativas para mejorar la calidad. Como recordó el portavoz del Foro ya se firmó un preacuerdo con el ministerio para elevarlo al Consejo Interterritorial. En cualquier caso, habrá que esperar una futura convocatoria para ver si se sientan las bases para una mejora.

Twitter
Suplementos y Especiales