El Congreso pide al Gobierno derogar la prescripción enfermera al ser un “atentado” contra el colectivo

Herramientas
|
19 abr 2016 - 13:00 h
|

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados ha aprobado, con el voto en contra del PP, dos proposiciones no de ley (una del Grupo Parlamentario Socialista y otra del Grupo Parlamentario Vasco), en las que se insta al Gobierno en funciones a derogar del Real Decreto que regula la conocida como ‘prescripción enfermera’.

En concreto, el portavoz socialista de Sanidad, Jesús María Fernández, ha defendido la proposición no de ley sobre la derogación del Real Decreto 945/2015 y la aprobación de una nueva norma que regule la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos por parte de los profesionales de la Enfermería.

Y es que, a su juicio, esta normativa supone un “atentado” contra el ejercicio de la profesión enfermera y el “colofón” de la gestión “desastrosa y chapucera” que ha realizado el Ejecutivo ‘popular’ en materia de Sanidad.

“El Real Decreto ha generado desasosiego, incertidumbre y alteraciones en muchos procesos asistenciales. Además, ha introducido inseguridad jurídica en el ejercicio profesional de este colectivo sanitario y no logra contentar a nadie, por lo que lo mejor que puede hacer el Gobierno es retirarlo”, ha argumentado el portavoz socialista.

De la misma manera se ha manifestado la portavoz del Grupo Parlamentario Vasco, Pilar Ardanza, cuyo partido ha presentado también otra proposición no de ley contra la ‘prescripción enfermera’ al entender que lo “único” que ha conseguido es generar un “conflicto” en áreas sanitarias que, hasta ahora, eran “pacíficas” y ha invadido competencias.

“La entrada en vigor está teniendo consecuencias en la atención sanitaria porque impide el ejercicio de los enfermeros y traslada al profesional prescriptor la responsabilidad de la gestión de los pacientes y su posterior seguimiento, fracturando así la colaboración tan necesaria entre médicos y enfermeros”, ha señalado Ardanza.

Ambas proposiciones no de ley han sido respaldadas por el resto de grupos parlamentarios, a excepción del PP que ha recordado que el ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en funciones, Afonso Alonso, se comprometió a la salida del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) a convocar al Foro de las Profesiones para buscar espacios de “conciliación”, a pesar de que el RD fue “pactado al 90 por ciento”.

No obstante, los demás grupos parlamentarios han insistido en que la normativa expresa, tal y como ha avisado el portavoz de Esquerra Republicana, Joan Baptista, “lo peor” de las mayorías absolutas y el dicho de que “es peor el remedio que la enfermedad”.

Asimismo, el portavoz del Grupo Parlamentario de Ciudadanos, Francisco Igea, ha lamentado que el Real Decreto haya sido un “extraño regalo de Navidad”, ya que entró en vigor a finales de diciembre de 2015, y ha insistido en la necesidad de derogarlo para crear otro en el que se cuente con todos los actores sociales, incluidos los pacientes.

“El Real Decreto supone una distorsión más que una ayuda en el avance del trabajo integrado entre los profesionales médicos y enfermeros. Por ello, creemos que la derogación debe ser el punto de partida para la construcción de un consenso que tenga en cuenta a todos los sectores sanitarios y que establezca un marco jurídico que posibilite el correcto desarrollo de la profesión enfermera”, ha zanjado la diputada del Grupo Parlamentario Podemos-En Comú Podem-En Marea, Marta Sibina.

Twitter
Suplementos y Especiales