El Marañón incorpora nuevos catéteres para tratar arritmias

Temas relacionados:
Herramientas
|
07 mar 2014 - 16:00 h
|

El Hospital Gregorio Marañón realiza una media de 200 ablaciones de gran complejidad al año, una actividad que le exige estar renovándose continuamente. Por este motivo, el centro ha incorporado en este último año un nuevo tipo de catéter “con sensor de contacto”.

La principal ventaja de estos dispositivos es que, al incorporar estos sensores, el cardiólogo es capaz de conocer cuándo ha establecido contacto el catéter con la pared del corazón, qué presión está ejerciendo este catéter sobre ella y las características del tejido cardiaco que está atravesando. Todo esta información adicional a la que ya era capaz de “ver” el cardiólogo aumenta la eficacia de la ablación y, por tanto, se optimizan los tratamientos.

Además, este hospital ha incorporado también otro nuevo tipo de catéter con múltiples electrodos que permiten cartografiar simultáneamente superficies muy extensas. Al expandirse más dentro de la cámara cardiaca, son capaces de registrar toda la actividad eléctrica del corazón, por lo que se realizan diagnósticos mucho más rápidos.

Y otro tercer tipo de catéter, también incorporado recientemente en este centro, permite la ablación circunferencial mediante la liberación de energía por láser.

Crioablación con balón

Otro de los avances disponibles en el Hospital Gregorio Marañón es la crioablación con balón, que destruye por congelación el tejido auricular gracias a una especie de pelota que se hincha dentro de la vena pulmonar y que alcanza temperaturas por debajo de los 50 grados centígrados.

Twitter
Suplementos y Especiales