Formar MIR, la tarea “más noble” en medicina

Ganador Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid)
Herramientas
|
13 nov 2015 - 08:00 h
|

Con “gran ilusión” recoge Jesús Millán Núñez-Cortés, jefe responsable de Formación MIR (médico interno residente) del Hospital General Universitario Gregorio Marañón el premio Best in Class (BiC) en Formación MIR. Además, al ser la primera edición de este galardón, asegura que se trata de “una ilusión elevada al cubo”.

Por este motivo, quiso dar las gracias a todos los responsables de que el centro haya resultado ganador, al propio Hospital General Universitario Gregorio Marañón y, “aún más allá”, a todos los hospitales que forman residentes en España.

Formar residentes “es algo trascendente para la medicina” y una tarea que dura años. “La misión más noble que tienen los médicos es enseñar a los demás lo que ya saben para que sean mejores que nosotros” y, así, siga avanzando la medicina, subraya.

Y es que, por tratarse de los médicos del futuro, es una tarea colectiva y un proyecto de todo el hospital, no solamente del jefe de estudios, de la comisión de docencia o de los 150 tutores que puede tener un centro, sino de todos los que trabajan en él.

De ahí procede la importancia de que toda la estructura hospitalaria se implique en la formación de los residentes —continúa el jefe responsable de Formación MIR del Gregorio Marañón—, desde el que sirve las comidas en las guardias de los médicos en formación hasta el que hace las camas y, naturalmente, “la plana mayor de mando en los hospitales”, que es la comisión de docencia, así como las decenas y centenares de tutores que, en toda España, apoyan la formación de los residentes.

Unidades docentes

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón tiene un total de 42 unidades docentes acreditadas para la formación de especialistas sanitarios.

De ellas, tres son unidades docentes multiprofesionales: pediatria y áreas afines:, obstetricia y ginecología, y salud mental. Además es hospital de referencia para la formación de medicina familiar y comunitaria.

El total de plazas acreditadas para la formación especializada es de 142, incluyendo médicos, enfermeras, biólogos, farmacéuticos y radiofísicos. El total de MIR en el momento actual está próximo a los 550, a lo que se unen otros 550 que, por término medio cada año, realizan estancias formativas en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón procedentes de otros centros.

Cumplir la misión

Para cumplir con las misiones que esto conlleva, la formación de residentes en este hospital es un proceso que busca la calidad y mejora continua, estableciendo pautas de funcionamiento, e implantando técnicas cada vez más objetivas para valorar los resultados formativos.

Esta formación se orienta a la persona que aprende la especialidad, y busca —y reconoce— la participación de toda la organización desde los estamentos más altos, es decir, la dirección del centro, hasta los escalones inferiores, incluyendo a los más elementales servicios de apoyo.

Es de destacar, muy especialmente, el escalón intermedio de los tutores de residentes, que actualmente son 135, que asumen la enorme responsabilidad de conducir la formación de los residentes, bajo las directrices de la Comisión de Docencia.

A tal efecto, la Comisión de Docencia se organiza en áreas de trabajo: cumplimiento de programas, calidad, y evaluación.

El hospital

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón es pionero en innovación tecnológica de alta complejidad —RIO con acelerados miniaturizado, QIO, ECMO niños y adultos—, CSUR (Centros, Servicios y Unidades de Referencia del Sistema Nacional de Salud) en cardiología y neurología.

Además, ocupa el primer puesto en elección por los estudiantes que aprueban el examen MIR.

Asimismo, el Gregorio Marañón es un centro líder en investigación e impacto científico.

Twitter
Suplementos y Especiales