Ibrutinib desembarca en España con indicación en LLC, LCM y MW

Herramientas
|
05 feb 2016 - 16:00 h
|

El primer inhibidor de la tirosina quinasa de Bruton ya está en España. Ibrutinib, comercializado por Janssen como Imbruvica, tiene precio y se posiciona como el primer tratamiento oral para tres tipos de neoplasias hematológicas: leucemia linfática crónica (LLC) —en adultos con al menos un tratamiento previo y en primera línea en presencia de delección del 17p o mutación TP53—, linfoma de células del manto (LCM) —refractarios o en recaída— y macroglobulinemia de Waldenström (MW) —en pacientes que han recibido al menos un tratamiento previo o en primera línea cuando la inmuno-quimioterapia no se considera apropiada—. La razón de esta triple indicación se debe a que todos estos tumores derivan de los linfocitos B, cuya proliferación depende del receptor BCR, nivel donde actúa el fármaco.

A juicio de Francesc Bosch, jefe de Servicio de Hematología del Hospital Vall d´Hebron, este fármaco convierte a la LLD en una enfermedad crónica y evita los efectos adversos de la inmunoquimioterapia que “será sustituida por fármacos de este tipo”. Hasta ahora la supervivencia global (SG) de este cáncer estaba en 12 años pero había dos inconvenientes al régimen clásico: los pacientes con mutación del gen P53, que no se podían tratar, y los que estaban en recaída. “Aunque la esperanza de vida ganada aún es difícil de precisar, parece que se dobla la expectativa de vida. La tasa de SG a los tres años es del 90 por ciento y la de libre progresión (SLP) está en el 70”, señaló Bosch quien añadió que el estudio Resonate-2 está dando resultados “espectaculares” en primera línea en pacientes mayores de 65 años, por lo que se espera que se apruebe esa indicación.

Mientras, en LCM el fármaco ha demostrado una SLP a los tres años casi seis veces superior a los tratamientos actuales, lo que para Dolores Caballero, presidenta de la Fundación Geltamo, supone un gran avance teniendo en cuenta que la recaída era el futuro de estos pacientes. En cuanto a la MW no había ningún tratamiento de referencia e ibrutinib muestra control o mejora de la enfermedad en más del 90 por ciento de los pacientes, con una SG superior al 95 a los tres años.

Así, de acuerdo con Ramón García, coordinador del Grupo de MW, este fármaco por su mecanismo de acción podría dar resultados desde en leucemia linfoblástica aguda hasta en mieloma.

En referencia a la negociación de precio, Janssen apuntó a que la compañía suministrará este fármaco “sin cargo alguno en los pacientes mayores de 87 años” para asegurar que son tratados.

Twitter
Suplementos y Especiales