La inmunoterapia promete en cáncer de páncreas metastásico

La combinación de vacunas GVAX y CRS-207 incrementa supervivencia en adenocarcinoma ductal
Temas relacionados:
Herramientas
|
22 ene 2014 - 10:00 h
|

Un estudio fase II presentado en el Simposio sobre Cánceres Gastrointestinal de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO GI) revela la prometedora eficacia de una combinación inmunológica para tratar el cáncer de páncreas. La estrategia consiste en administrar la vacuna GVAX Páncreas, seguida de CRS-207, logrando mejores resultados de supervivencia que con la GVAX sola.

Mientras GVAX está compuesta por células de cáncer de páncreas genéticamente modificadas para secretar la proteína GM-CSF, que estimula el sistema inmne; la segunda vacuna, CRS-207, es una forma de bacteria Listeria monocytogenes también modificada para resultar segura en humanos. En concreto, como explica Dung T. Le, autor principal del estudio y profesor de Medicina en la Johns Hopkins University Sidney Kimmel Comprehensive Cancer Center en Baltimore, CRS-207 ha sido diseñada para estimular una respuesta inmune contra la proteína mesotelina, presente en altos niveles en las células cancerosas de páncreas.

Un total de 90 pacientes con adenocarcinoma ductal metastásico, que habían recibido quimioterapia previa, fueron aleatorizados para recibir la secuencia de vacunas, o GVAX sola.

Los resultados del análisis interino del estudio muestran que la media de supervivencia global fue significativamente mayor en los pacientes vacunados con las dos inmunizaciones (6,1 meses), frente a los que recibieron sólo GVAX (3,9 meses).

Según concretó el autor, alrededor del 24 por ciento de los pacientes del primer brazo de estudio continúan vivos un año más tarde, comparado con el 12 por ciento en la rama de una sola vacuna. Un hecho destacable es que las mayores diferencias de supervivencia se han registrado en aquellos pacientes que recibieron al menos dos dosis de GVAX y al menos una de CRS-207.

A partir de estos resultados, los investigadores se plantean iniciar otro estudio fase II de esta combinación versus CRS-207 y versus quimioterapia como segunda línea de tratamiento. Además, no descartan combinar este dúo inmunológico con inmunoterapias como ipilimumab y anti-PD-1/PD-L1.

Como concluye el investigador, “este estudio es sólo un primer paso”, pero celebra que es la primera vez que un estudio aleatorizado muestra que la inmunoterapia puede ser efectiva en cáncer de páncreas, pues se presenta como alternativa a la quimioterapia en un cáncer de mal pronóstico para el que no hay tratamiento estándar en segunda y tercera línea.

Twitter
Suplementos y Especiales