Las TIC reducen un 12% los costes
de la cronicidad y un 34 las consultas

El médico puede controlar en todo momento al paciente y llamarlo si detecta algún desajuste
Herramientas
|
06 mar 2015 - 16:00 h
|

El modelo asistencial en cronicidad debería considerar la atención personalizada al paciente y tener en cuenta la educación estructurada como un elemento clave para aumentar tanto sus conocimientos sobre la enfermedad como su implicación en el autocuidado. Asimismo, se debería individualizar el tratamiento de acuerdo a las características de cada persona, pactando los resultados a conseguir de manera conjunta. Así lo aseguró a GM Lars Kalfhaus, director general de Emminens Healthcare Services, en relación con el Informe Emminens sobre el impacto de la e-salud en el tratamiento al paciente crónico.

En esta línea, agregó que el informe evidencia que el aumento de la comunicación entre los diferentes agentes sanitarios “es crucial” y que las TIC pueden contribuir a la implantación de este nuevo modelo, ya que son herramientas que facilitan la participación activa del paciente y actúan como mecanismo potenciador de las estrategias de autocuidado y del aumento de la adherencia al tratamiento.

Kalfhaus incidió en que las tecnologías de la información y de la comunicación ayudan en esta labor, ya que facilitan la participación activa del paciente, favoreciendo el autocuidado y la adherencia al tratamiento y puso como ejemplo Emminens eConecta, que aborda el círculo de atención personalizada al completo. Asimismo, gracias a la utilización de estas plataformas, médico y enfermera de AP tienen la posibilidad de comprobar en todo momento cómo está su paciente, “lo que le permite ejercer un mejor control de la evolución de la enfermedad” y, en el caso de detectar desajustes, llamar al paciente para que acuda a la consulta o bien comunicarle por teléfono qué es lo que tiene que hacer.

Además, este seguimiento más continuado permite que el médico pueda reajustar el tratamiento y ayuda a prevenir complicaciones antes de que sean graves. También, durante las visitas presenciales podrá dedicar más tiempo a la atención del paciente ya que se reducirá el necesario para el análisis de datos, al obtener a través de las TIC un informe que recoge el estado de control del paciente. Así, la relación médico-paciente se beneficia de un seguimiento más continuado y de una atención mejor durante las visitas presenciales al estar el facultativo mejor informado de su evolución.

En cuanto a los resultados, en comparación con el modelo de gestión clínica actual, consideró que implementar uno de atención personalizada conseguiría en 12 meses un aumento de hasta el 18 por ciento de los pacientes controlados. Y un paciente bien controlado genera menos costes que un paciente con mal control y, en consecuencia, los costes directos totales se reducirían cada año aproximadamente en un 12 por ciento observándose reducciones de hasta el 34 por ciento en los costes de consultas externas.

Twitter
Suplementos y Especiales