“No sirve de nada que te tiemble el pulso en ninguna situación de la vida”

PABLO CLAVEL Director del Instituto Clavel en el Hospital Quirón de Barcelona
Temas relacionados:
Herramientas
|
02 oct 2015 - 16:00 h
|

Viene de estirpe de médicos, ya que su padre es neurocirujano, y su abuelo y bisabuelo fueron médicos. Aparte de su trabajo como neurocirujano en Barcelona, ha puesto en marcha la Fundación Clavel, nacida en el año 2014, para prestar atención sanitaria en África. Y, siempre que tiene algo de tiempo, no perdona escaparse a correr un rato por los bosques de Collserola, en la parte alta de la Ciudad Condal.

Pregunta. ¿No te supone una presión extra que en tu familia haya tantos médicos?

Respuesta. La verdad es que, creciendo en un ambiente familiar con tanto médico, ser otra cosa era bien difícil. Sí que puede haber más presión, ya que mi padre también es neurocirujano, y mi madre es enfermera, pero esta presión ha supuesto un estímulo para ejercer mi profesión de la mejor manera posible.

P. ¿Hay que tener los nervios de acero para ser neurocirujano?

R. Hay momentos que pueden ser muy complicados, como cuando sangra un aneurisma o un tumor. Por eso, hay gente que sirve y otra que no sirve para esta profesión. Cuando estás operando la columna vertebral, trabajando encima de los nervios, o en la zona cervical encima de la médula, necesitas mucha templanza para que los instrumentos no se desvíen ni un milímetro de donde quieres ir. Lo que pasa es que tampoco te puedes parar a pensar en eso, tienes un objetivo, y no puedes pensar que un instrumento se te va a ir. Estamos entrenados para operar en este tipo de situaciones.

P. Y ¿nunca pierdes los nervios en otros ámbitos de tu vida?

R. Es que yo creo que no sirve de nada que te tiemble el pulso en ninguna situación de la vida. Porque si te tiembla, si te pueden los nervios, es peor. Yo me impongo ese razonamiento para poder salir airoso de situaciones en las que me podría temblar el pulso. Es cierto que a veces te puedes poner más o menos nervioso, pero no hasta el punto de perder los papeles.

P. ¿Te relaja salir a correr?

R. Me gusta correr, pero me gusta correr por la montaña, ya que mi madre es de Asturias y hemos pasado todos los veranos allí. En los bosques de Collserola, en Barcelona, puedo disfrutar de los olores, de la luz, de los sonidos de la naturaleza. Y alguna vez he acabado una maratón.

P. Y ¿cuál es tu meta como médico?

R. Pues los cirujanos creo que combinamos una parte científica y una parte técnica. Yo busco la satisfacción en ambos aspectos, como científico y como técnico.

P. Imagino que siempre que vuelves de África no te cuesta relativizar los problemas que tenemos aquí.

R. Es evidente que en España hay personas que tienen serias dificultades, pero sólo puedes ser consciente de lo que pasa en África hasta que estás allí.

P. ¿Cómo fue tu descubrimiento de la realidad africana?

R. A mí me gusta mucho viajar, y en 2006 un amigo me propuso un viaje por África. Fuimos a Malí y Burkina Fasso, y ver la situación de aquellos países... Un día nos paramos con el coche en un semáforo, y se nos acercó un niño que estaba en un estado deplorable. Esa toma de contacto fue lo que me llevó a decidir que tenía que hacer algo. Así que pusimos en marcha una fundación para atender a personas en Zanzíbar y Etiopía.

P. ¿Cómo es un día de trabajo en esos países?

R. Pues, con la ayuda de un traductor, atendemos a niños con hidrocefalia, pacientes con tumores, muchos casos de malaria que han acabado con una afectación neurológica, traumatismos craneales o de columna... Y, si es necesario, indicamos cirugía.

P. Si pudieras, ¿qué defectos del sistema sanitario eliminarías con un buen láser?

R. Uno de los principales problemas es que, en el sistema público, no se valora suficientemente a los profesionales.

¿Un libro? La verdad es que no tengo mucho tiempo para leer, pero uno de los más recientes es la biografía de Steve Jobs escrita por Walter Isaacson.

¿Una película? Me gustó mucho Argo.

¿Un estilo de música? He vivido en Estados Unidos y me ha quedado el gusto por el country.

¿Un país al que te gustaría viajar? Hay muchos, como Japón, Argentina, Canadá o Panamá.

¿Cuál es la columna vertebral que sostiene tu vida? Yo creo que la columna vertebral siempre debe ser uno mismo. Y después están mi familia y mi profesión.

Twitter
Suplementos y Especiales