Publican el primer estudio exhaustivo en EPOC en España

El documento resalta el papel de los cuidadores y analiza el acceso a los servicios, entre otros aspectos
Herramientas
|
04 dic 2015 - 14:30 h
|

Desde 2010, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es la tercera causa de muerte en el mundo y, solo en nuestro país, afecta a un total 2.185.000 personas. Pero, a pesar de ello y de que la prevalencia de esta enfermedad va en aumento, no existía aún ningún análisis exhaustivo en este sentido. Ahora, un equipo de profesionales en economía de la salud, con el apoyo de Laboratorios Chiesi, acaba de publicar el Libro Blanco sobre la Carga Socioeconómica de la EPOC en España, un documento que pretende mejorar la gestión de esta patología y la atención a los pacientes.

Compuesto por nueve capítulos, el texto señala que “un 73 por ciento de los pacientes con EPOC entre 40 y 80 años no están diagnosticados”, tal y como apuntó Julio Ancochea,jefe del Servicio de Neumología del Hospital La Princesa de Madrid y coordinador del Plan Nacional de EPOC, durante su intervención. Una situación que fluctúa mucho además entre comunidades autónomas, con cifras de infradiagnóstico que pasan del 58,6 por ciento de Requena, en Valencia, al más del 80 por ciento en Madrid.

A la vista de estas cifras, enfatizó Ancochea, está claro que “diagnosticamos tarde e intervenimos tarde” en un problema, el de la EPOC, en el que aún no hemos alcanzado el máximo. “Los costes directos e indirectos se van a incrementar”, aseguró este especialista.

Además, uno de los problemas que subrayó Ancochea es que “el 10 por ciento de los pacientes genera el 80 por ciento de los costes”, debido sobre todo a las hospitalizaciones por exacerbaciones. Como explicó posteriormente Berta Rivera, de la Universidad de A Coruña, estos ingresos suponen concretamente el 44 por ciento del total de costes directos. Los tratamientos farmacológicos y las consultas de atención primaria se reparten el otro 41 y 15, respectivamente. Además, Rivera señaló el estadio de la enfermedad como un predictor muy fuerte de gasto. “El coste de global de la EPOC grave puede ser tres veces mayor que la moderada y hasta diez veces superior que la leve”, enfatizó.

En cuanto a costes indirectos, esta profesional destacó que “solo el 20 por ciento de los pacientes con EPOC pueden tener una jornada laboral normal”, lo que significa una pérdida de 28,5 millones de días de trabajo al año en Europa. Y eso si solo nos referimos a los pacientes ya que, si incluimos también a los cuidadores, esta cifra es aún mayor.

Pero ¿estas cifras son aplicables a todos los pacientes o existe inequidad? Según los datos extraídos, no existirían problemas según nivel socioeconómico, a excepción quizás de un mayor acceso de las clases altas a consultas de atención especializada, pero que se podría explicar por “la habitual preferencia de las clases altas por estas consultas y por que suelen disponer de seguros privados”, apuntó Rosa Urbanos, de la Universidad Complutense. Según el género, en cambio, sí parece que podría existir discriminación en la reducción de la probabilidad de hospitalización, consumo de fármacos y vacunación de gripe, si bien es algo que aún hay que estudiar más a fondo.

La buena noticia es que, como señalaron la mayoría de los expertos durante la presentación del libro, a pesar de que todavía queda un largo camino por recorrer, los datos apuntan a que el manejo de la enfermedad ha mejorado y a que la variabilidad tanto territorial como de género está disminuyendo.

Plan Nacional de la EPOC

En aras de solucionar estos problemas, en 2009 se puso en marcha la Estrategia Nacional de EPOC, un plan del que se podrá comprobar su impacto a principios de 2017, fecha en la que Ancochea calcula que se conocerán los datos del estudio epidemiológico Popes —el dato del 73 por ciento de infradiagnóstico actual pertenece al estudio Epi-Scan, de 2007—. Mientras se conocen estos datos, la estrategia sigue creciendo y a ella se acaba de incorporar Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del Gregorio Marañón, para investigar en el posible papel de la displasia broncopulmonar y de la infección por el virus respiratorio sincitial sobre el desarrollo de EPOC en edades tempranas de la vida.

Twitter
Suplementos y Especiales