Sociedades científicas e industria ponen el foco en la autorregulación

Las organizaciones deben aprender a adaptarse al nuevo marco y la industria a gestionar la información
Herramientas
|
11 mar 2016 - 13:00 h
|

Las relaciones entre la industria farmacéutica y los profesionales sanitarios están atravesando un nuevo escenario. Las compañías están inmersas en un proceso de remodelación hacia la transparencia. Las sociedades científicas, por su parte, afrontan este nuevo paradigma con incertidumbre y dudas, aunque comprometidas con las buenas prácticas.

“No se puede tener respeto y reputación sin tener confianza”, aseguró el presidente de Lilly España, Javier Ellena, durante el II Congreso Nacional de Relaciones Institucionales del sector Farmacéutico. El primer paso ya se ha dado con el Código de Buenas Prácticas de Farmaindustria. Los laboratorios tienen hasta finales de junio para publicar en sus webs sus pagos y transferencias de valor a las organizaciones sanitarias, tanto a nivel individual, solicitando el consentimiento expreso del profesional, como de forma agregada. Es decir, las actividades formativas y el patrocinio de reuniones científicas, así como la prestación de servicios en eventos científicos.

Como recuerda el director de la unidad de supervisión deontológica de Farmaindustria, José Francisco Zamarriego, lo importante ahora es aprender a transmitir esa información.

Sí, pero...

¿Qué opina la otra parte? Como explicó Ellena, la autorregulación ha formado parte de la historia de muchas sociedades científicas, pero no con estos estándares. Hace dos años que Farmaindustria y las administraciones, la OMC, y las sociedades científicas trabajan conjuntamente, pero quedan flecos por resolver. La realidad es que existe incertidumbre y Ellena tiene claro cuáles son los motivos. Por un lado, preocupa que la publicación de los pagos se traduzca en un impacto fiscal que repercuta en los médicos, es decir, que Hacienda considere que es una retribución en especie. Algo que los clínicos consideran injusto, porque precisan de la formación de la industria. Por otra parte, que aparezca el nombre de un clínico asociado a una retribución puede no ser visto con buenos ojos de cara a pacientes y otros compañeros. En cualquier caso, el presidente de Lilly España, reconoció que hay que replantear este panorama para que los profesionales no salgan perjudicados.

Al margen de recelos, los primeros pasos han venido de la mano de organizaciones como la Sociedad Española de Reumatología (SER) con el primer acuerdo firmado para reforzar esta colaboración. A juicio de José Vicente Moreno, presidente de la SER, cualquier política de transparencia genera confianza. Al igual que Zamarriego, considera que supone una “evolución natural de la colaboración activa”. El sector debe acostumbrarse a que desde la industria y las sociedades se colabore para generar confianza a través de la transparencia. “Los pacientes deben saber que existe una relación legítima para recibir formación, y que los médicos somos independientes”, matiza Moreno. En este sentido, cree que el panorama que se abre es optimista. Para Zamarriego el objetivo es sumar pero “con total respeto de que cada sociedad científica considere que deba ser el marco de la relación”.

No es discutible la necesidad de tener una formación médica continuada para mantener al profesional sanitario actualizado con los principales avances científicos. El portavoz de Farmaindustria asegura que los laboratorios tienen que ser sensibles para que la relación con los profesionales no esté vinculada por elementos de incentivación que condicionen la prescripción del médico. “La libre prescripción es fundamental y la libertad para que el médico decida es la clave de la confianza en el sistema. Por eso, hay que ser especialmente escrupulosos para evitar elementos que no estén dentro de la naturaleza real de colaboración”, asevera Zamarriego.

Sin miedos

Con esta premisa, Moreno opina que los profesionales no deben ser reticentes a acudir a congresos científicos, ya que esta situación es en beneficio de todos. Al igual que asegura el portavoz de la industria, Moreno está convencido de que la formación seguirá siendo de calidad, pero ahora más ordenada y transparente. Otras organizaciones como la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la Sociedad Española de Neurología (SEN), la Sociedad Española de Cardiología (SEC), o la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) también han manifestado su conformidad y están trabajando para encajarlo dentro de su estrategia.

En este sentido, el presidente de la SEN, Óscar Fernández, está convencido de que toda iniciativa que apueste por la transparencia es una buena noticia. Aunque reconoce que en cuestión de formación se plantean dudas, y considera que hace falta más organización. Por su parte, Luis Rodríguez, vicepresidente de la SEC, está convencido de que hay que establecer un mejor control, pero le inquieta que Hacienda vea “algo más” en la asistencia a congresos. “Quizás los profesionales de otros países puedan costearse la formación adicional, pero en España es inasumible por los bajos salarios que perciben los profesionales”, explica. A su vez, la idea de que se restrinjan las colaboraciones directas para la asistencia en eventos europeos es una amenaza para sociedades como la SEC, lo que, a su juicio, podría también revertir en la calidad de la asistencia.

En cualquier caso, si los clínicos quieren seguir con su formación tendrán que superar estas reticencias, ya que la previsión es que Farmaindustria de un paso más, y no trabaje con aquellos médicos que no autoricen la publicación de sus datos. Asimismo, algunos laboratorios como GSK ya se han adelantado (ver GM nº 593) con un giro en su relación con los profesionales. La compañía dejará de remunerar directamente a médicos para que actúen como portavoces o asistan a congresos y conferencias. GSK dejará de tener un papel activo en la selección de los profesionales que asistan a conferencias, y financiará las actividades formativas a través de las propios sociedades científicas que, de forma independiente, seleccionarán y asignarán fondos para que los médicos se formen.

Twitter
Suplementos y Especiales