Un 30% de los supervivientes de cáncer asegura sentir dolor, a pesar de la remisión de la patología

Herramientas
|
19 sep 2014 - 14:00 h
|

‘Avances en Dolor Oncológico’ es un curso promovido por la Sociedad Española del Dolor (SED), la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y que se desarrollará los días 19 y 20 de septiembre en el Círculo de Bellas Artes.

El 50 por ciento de las personas que son diagnosticadas de cáncer “sufre dolor en el momento del diagnóstico, siendo éste el síntoma inicial más frecuente y más temido de la enfermedad”, apunta Víctor Mayoral, secretario de la SED y coordinador del curso. Por lo que, uno de sus objetivos es abordar esta problemática y “desarrollar ideas y elaborar protocolos de actuación que redunden en un claro beneficio para los pacientes”, indica José López Torrecilla, presidente de la SEOR.

Este porcentaje crece hasta el 60 por ciento cuando empieza el tratamiento y hasta el 75 por ciento en aquellas personas en las que la enfermedad está en fase avanzada.

“Vemos cómo la incidencia del dolor va progresando a medida que lo hace la propia enfermedad, y eso merece un tratamiento específico que mejore la calidad de vida de estos pacientes”, afirma. Mayoral, quien puntualiza que “incluso un 30 por ciento de los largos supervivientes refieren dolor a pesar de haber remitido el cáncer”.

El dolor oncológico suele aparecer como consecuencia de la propia enfermedad, pero también puede deberse directamente al tratamiento oncoespecífico en un 11 por ciento de los casos, excluyendo la cirugía. “Por su prevalencia e impacto emocional, hemos considerado que este tipo de dolor debía ser el eje central de esta primera edición del curso, con el objetivo de poner de manifiesto la necesidad de aplicar los nuevos avances básicos y clínicos generados en torno a él”, afirma el doctor Diego Contreras, presidente de la SED.

Abordaje multidisciplinar del dolor oncológico

Según Juan Antonio Virizuela, vocal de la SEOM, el oncólogo médico “está involucrado en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento del paciente oncológico”. Por lo tanto, “también está atento a los síntomas que puedan surgir durante todo su proceso”, explica. “La mejor opción terapéutica contra el dolor oncológico es el tratamiento específico de la enfermedad con quimioterapia, radioterapia u hormonoterapia, si bien es cierto que muchos de estos pacientes seguirán teniendo dolor”, añade.

A su vez, Torrecilla considera que “la radioterapia “es un tratamiento muy efectivo, pero sus resultados no son inmediatos, por lo que se requiere la utilización conjunta de fármacos analgésicos en una primera fase”. “Aproximadamente, el 25 por ciento de los pacientes oncológicos recurren a esta técnica con el objetivo de paliar un dolor que condiciona su calidad de vida de manera dramática”.

Mejorando la formación sobre dolor en España

Por su parte, los médicos paliativistas se han implicado en la iniciativa porque “somos expertos en tratar el dolor oncológico, y muy especialmente en fases avanzadas, ya que contamos con la formación y la investigación suficientes”, asegura Álvaro Gándara, presidente de Secpal.

El 80 por ciento de los pacientes que ven estos profesionales son oncológicos y el 80 por ciento de ellos refiere dolor intermedio o avanzado. “hay que potenciar la formación sobre dolor en nuestro país, tanto en el pregrado como en el postgrado de Medicina”, señala el experto.

Por último, Isabel Sánchez, directora médico de Grünenthal Pharma, ha dicho del curso que “una parte importante del mismo es también la presencia de investigadores básicos, ya que estoy convencida de que la unión de profesionales sanitarios clínicos con profesionales del campo de la investigación básica, generará conclusiones importantes”.

Twitter
Suplementos y Especiales