La dispensación de biológicos y biosimilares en farmacias, cuestión de “actitud política”

Herramientas
Gijón
|
h
|

“El sistema sanitario no puede aislar a la farmacia comunitaria de ciertos medicamentos, y limitarnos por ello a darles una palmadita en la espalda a esos pacientes y preguntarles cómo les va”. De esta forma tan elocuente ha denunciado Yolanda Tellaeche, presidenta del Instituto de Formación de Cofares, la situación que viven pacientes y farmacias en torno al acceso y dispensación de medicamentos biológicos y biosimilares en una mesa redonda que ha analizado esta cuestión en el marco del XIV congreso nacional de FEFE (Gijón, del 17 al 19 de mayo).

En esta mesa se ha vuelto a poner de manifiesto una de las mayores reivindicaciones del farmacéutico comunitario: asegurar la dispensación en este canal de aquellos medicamentos que no requieran especial control clínico frente a la tendencia a su paso al canal hospitalario por cuestiones raramente sanitarias. “No es de recibo que haya medicamentos que se dispensan en hospitales por el mero hecho de poder retrasar el pago a los proveedores”, ha denunciado en consonancia con la presidenta de IFC Francisco Zaragozá, catedrático de Farmacología de la Universidad de Alcalá y una de las voces autorizadas del sector cuando se trata de hablar de nuevas terapias.

De la opinión de los participantes en esta mesa puede extraerse que sin la dispensación de biológicos y similares, el futuro de la oficina de farmacia ‘pinta’ “gris” en el mejor de los casos, mientras que hay quien, como Tellaeche, piensan directamente que “no habría futuro”. También ha existido consenso en recordar que el debate no debe centrarse en “si todos o ninguno”, como así ha expuesto Joaquín Rodrigo, Sandoz Iberia Country Head, sino “en el análisis individual de cada medicamento y ver cuáles pueden ser accesibles desde la farmacia y cuáles en el hospital”, ha concretado.

También Zaragozá apuesta por esa revisión “uno a uno” de sus condiciones de dispensación. En este sentido, según datos ofrecidos por Teresa Cuesta, jefe del Área de Información Profesionales y Publicidad del Ministerio de Sanidad, “de los nueve principios activos biosimilares en el mercado, tres están en la oficina de farmacia y seis son de uso hospitalario”.

Dada esa creencia generalizada que el paso de algunos de estos medicamentos al canal hospitalario se debe a cuestiones exclusivamente económicas, la presidenta del IFC estima que un cambio de tendencia es cuestión de “actitud política”. Por ello, ha animado a que el Ministerio “abra sus puertas a recibir las propuestas del sector para la dispensación de biológicos y biosimilares”.

Twitter
Suplementos y Especiales