Los ayuntamientos, a colgarse ‘medallas’ con (a costa de) la farmacia

Consistorios de pequeños municipios intentan mantener el servicio aunque ello condene económicamente al titular
Herramientas
Zamora/Madrid
|
h
|

“Ferreras de Arriba tendrá farmacia gracias al empuje de Ciudadanos y a la iniciativa vecinal”. Estas declaraciones —difundidas por la propia formación naranja — provienen de Valentín Iglesias, portavoz de C’s en este pequeño municipio de Zamora que cuenta con 405 habitantes censados. Más en concreto, este político se ‘felicita’ de que una moción presentada por la formación naranja en el pleno municipal junto al “empuje vecinal” plasmado en 113 firmas han hecho posible que la localidad vuelva a contar desde el pasado mes de noviembre con servicio farmacéutico permanente, como así ocurría hasta 2015.

Sin embargo, la historia tendría ‘truco’. Cuando menos, intrahistoria. Así se avisa desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zamora. Una intrahistoria en la que ya no hay lugar para mociones, presiones vecinales ni héroes políticos. A lo sumo, ‘héroes’ de bata blanca. Y que responden al nombre de Araceli Víbora, la nueva titular de la farmacia de este pueblo zamorano y quien ha decidido afrontar la aventura de ‘reflotar’ un establecimiento inviable económicamente.

Fue precisamente esa inviabilidad la que llevó a su anterior titular a solicitar a la Junta de Castilla y León —y obtener— el cierre temporal de la botica. Un cierre que actualmente se encontraba prorrogado. “Ahora, la anterior propietaria ha conseguido en otro profesional (Araceli) un comprador para traspasar la farmacia. Ese es el único motivo de su reapertura y que Ferreras de Arriba vuelva a contar con servicio farmacéutico propio. No hay más”, contrapone a la versión inicial Juan Prieto Corpas, presidente del COF de Zamora.

El presidente del colegio zamorano denuncia intentos como éste —que cuenta con más ejemplos al margen del localizado en Ferreras de Arriba— de colgarse ‘medallas’ con (a costa de) la farmacia. Aunque en este caso se trata de una “decisión particular” de una farmacéutica, Prieto atisba que “el establecimiento ya era VEC y probablemente lo seguirá siendo”.

Por contra, para el representante de C’s, “es absolutamente vital ofrecer un servicio de farmacia a nuestros vecinos, máxime cuando Ferreras de Arriba, como muchos otros pueblos de la zona, cuenta con una población muy envejecida”, asegura Iglesias. Sin embargo, esa “necesidad vital” que aluden muchas pequeñas corporaciones para mantener la existencia de una farmacia en sus calles — o bien el servicio de guardias permanente frente a los turnos rotatorios localizados— puede ser uno de los factores que expliquen por qué al 25 por ciento de las farmacias en Zamora (41 establecimientos) se les aplicó en 2016 un índice corrector a su baja facturación pública. Las conocidas como ‘ayudas’ VEC.

La botica en los programas electorales

En el seno de los consistorios locales se sabe que todo lo relacionado con lo sanitario, desde disponer de un centro de atención continuada o un servicio permanente de guardias farmacéuticas, aporta réditos políticos. O, por contra, una desatención de estas cuestiones puede provocar descontentos sociales.

Sin embargo, en muchas ocasiones, estas Administraciones pretenden conseguir una amplia oferta de servicios sanitarios “a coste cero”. Una tónica general que, huelga decir, cuenta con honrosas excepciones. Por ejemplo, como ya ha informado EG en el pasado, el Ayuntamiento de Alcora (Castellón) llegó a un acuerdo con sus farmacias en 2016 para mantener el servicio de guardia a cambio de una compensación económica por la prestación del servicio: 32.000 euros anuales a repartir entre las cuatro boticas existentes. Una medalla en este caso de la que sí ‘presumir’.

Es precisamente de Comunidad Valenciana donde llegan más denuncias sobre estas sobreexigencias de las Administraciones, ahora que la Consejería quiere implantar un nuevo modelo que obligará a la prestación de un servicio de guardia permanente (cada día) en todas aquellas zonas farmacéuticas que cuenten con un centro de salud de atención continuada (de urgencia), sin permitir la agrupación con otras zonas.

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia, Jaime Giner, ya ha mostrado su oposición a un sistema que “esclaviza” al farmacéutico y avisa: ”dentro de poco tendremos elecciones municipales y no descarto ver a las farmacias de guardia formando parte de los programas de los partidos políticos”. Ahora bien, Giner —quien también ejerce la presidencia del Consejo Valenciano de COF— ya ha avisado que “al menos en lo que respecto al COF de Valencia “no vamos a consentir que las guardias farmacéuticas se conviertan en un tema político; este servicio es sanitario”. “Cuando les sacas (en referencia a las Administraciones) de la gratuidad, se niegan”.

Cabe recordar que el COF de Valencia ya ha presentado un informe a la Consejería que confirma las “ínfimas dispensaciones, en muchos casos ninguna” en estos servicios de urgencia (0,7 por turno). Como alternativa al modelo de la Consejería, han propuesto que las Administraciones locales, o la Consejería, que quieran reforzar las guardias farmacéuticas abonen el servicio y luego, a tenor de lo que se ingrese por dispensación de recetas públicas en dicho turno, se ‘devuelve’ de la cuantía abonada. Hemos hecho cálculos y apenas supondría en torno a 2 millones de euros al año para el conjunto de Administraciones. En aquellas localidades donde sí se hagan muchas dispensaciones y, por tanto, se confirma la necesidad de la guardia, quizá no tendrían que pagar al establecimiento ni un euro”, indicaba Giner en una reciente entrevista con EG.

Los botiquines, el ‘win to win’

Hay decisiones que sí pueden suponer un beneficio para todas las partes. Y que, por fortuna, cada vez son más tenidas en cuenta por las Administraciones: la reconversión de farmacias en botiquines. La localidad mantiene el servicio (ajustado al horario de la atención primaria en la localidad), al titular se le permite el traslado o la cesión de la actividad y, posiblemente, otro profesional pueda completar su rentabilidad asumiendo la gestión de este botiquín.

Un caso singular lo encontramos en Valsaín, una localidad de menos de 800 habitantes en la provincia de Segovia, que tras cuatro años reclamando la presencia de una farmacia, por fin ha conseguido que la consejería de Sanidad de Castilla y León otorgue tras la petición del consistorio de La Granja (situado a 3 kilómetros), el botiquín farmacéutico que necesitaban. Un establecimiento que desde el 13 de noviembre está en manos de Laura Monedero, farmacéutica de La Granja, quien se impuso a otra farmacia en el concurso que abrió la consejería para acceder a la licencia.

“Acudimos a este concurso porque es un servicio más que puedes dar a la pedanía de al lado. Muchos de nuestros clientes son de allí y así mejoramos el servicio. Tenemos mucha oferta de parafarmacia e iremos aumentando el estocaje conforme a las necesidades. En principio hay medicamentos para cubrir la demanda más urgente”, explicaba afirmando que “es un reto importante”.

Monedero indicaba que su farmacia, que goza de buena salud económica, seguirá funcionando al 100 por cien porque tiene empleados suficientes para atenderla mientras ella se encarga del botiquín, abierto en horario de consultas para cubrir las necesidades más importantes.

“Es más carga de trabajo, pero la gente está muy contenta. Es gente mayor muy agradecida que antes pedía a amigos y vecinos que si venían a La Granja les compraron sus medicinas. Ahora muchos se acercan a diario aunque sea a saludarnos o ver si hemos cambiado algo o si hemos traído algo nuevo. Están respondiendo muy bien”, comentaba Monedero.

Consciente de que es cuestión de organizarse para gestionar farmacia y botiquín, Monedero se describe como “una currante que me he comprometido al 100 por cien con esta aventura, no soy ninguna heroína”. Asimismo consideraba que el botiquín es la única opción para Valsaín debido a sus características. “O no tienen nada o tienen botiquín farmacéutico que da servicio sin problema y el horario aunque sean dos horas y media, suple las necesidades perfectamente”.

Twitter
Suplementos y Especiales