Mantener una conducta ejemplar en las instituciones

Temas relacionados:
Herramientas
|
16 abr 2018 - 15:00 h
|

Es reprobable utilizar los recursos del Consejo en gastos particulares, y es preciso mejorar la transparencia de dichos gastos.

Lo que debía ser una reunión del Comité Directivo ordinaria se convirtió en una denuncia interna de la tesorera al presidente del CGCOF Jesús Aguilar. El pasado 20 de Marzo los siete miembros del comité directivo del CGCOF analizaron un informe interno de la tesorera, Rosa López-Torres, en el que denunciaba los gastos irregulares con cargo a la tarjeta VISA del presidente, Jesús Aguilar, y del secretario general, Luis Amaro. Ante la falta de una respuesta satisfactoria tras reiterados “avisos verbales”, la tesorera solicitó una nueva reunión el 23 de Marzo en la que exigió la devolución del dinero gastado irregularmente al presidente y al secretario general. Dichos pagos irregulares se han producido durante 3 años y serían cantidades relevantes gastadas por el presidente y por el secretario general. Se trata de un asunto grave, y más en el contexto actual, que exige particular transparencia al sector sanitario. Precisamente, ha sido la tesorera la que ha aludido en su informe interno a la obligación del comité directivo de velar por la transparencia y el correcto empleo de los recursos del Consejo, evitando los gastos que no tengan que ver con su fin. Estas irregularidades llegan en un momento en el que Jesús Aguilar ha anunciado su candidatura a presidir el Consejo, en el que sería su segundo mandato. Pero las dimisiones de parte del consejo directivo actual o los anuncios de renunciar a la reelección de la práctica totalidad de sus miembros, pueden dejar solo a Jesús Aguilar en su intento de repetir mandato. La denuncia de los gastos indebidos y reiterados por la cúpula del Consejo es un hecho grave que no se soluciona con la devolución del dinero, como ya ha ocurrido. Es preciso establecer y aplicar los mecanismos necesarios para detectar y corregir estos comportamientos, y evitar que puedan afectar a la imagen del principal órgano de representación de la profesión farmacéutica en nuestro país.

La historia reciente nos muestra la relevancia de la honestidad para la opinión pública de los líderes políticos, que por cuestiones más banales (un regalo de un traje, un máster con irregularidades, un viaje de vacaciones) han visto truncada su carrera política. El máximo representante de la corporación farmacéutica debe ser una persona intachable en su comportamiento y, como dice el informe de la actual tesorera, “mantener una conducta ejemplar y no utilizar cargos con fines ajenos al interés institucional”. El próximo Pleno del CGCOF analizará el informe y los presidentes de COF (17) junto a los vocales (11) podrán sacar sus conclusiones. La visión y las manifestaciones sobre este asunto de los miembros que acudan a dicho Pleno, afectará al futuro de la imagen de la profesión farmacéutica en España.

Twitter
Suplementos y Especiales