Gaceta Médica
Síganos en Facebook
Síganos en Twitter
Twitter
Compartir
|
Herramientas
 Imprimir 
Especialidades / Oncología/ LA PET ES FIABLE EN LA DETECCIÓN DE CÁNCER DE TIROIDES
La tiroglobulina alta no es sinónimo de tumor
domingo, 20 de julio de 2008 / 18:06
Ana Vallejo

GM Madrid

Los niveles de tiroglobulina constituyen un marcador tumoral muy fiable en la detección de metástasis en el cáncer diferenciado de tiroides. Por ello, en el esquema general del diagnóstico de una persona con este tumor se mantienen dos principios básicos con los que se obtienen muy buenos resultados: el seguimiento del paciente debe basarse en la tiroglobulina, y los niveles elevados de este marcador son prácticamente sinónimo de la presencia de un cáncer diferenciado de tiroides. Si bien esto es cierto, también lo es que pruebas de imagen como la tomografía por emisión de positrones (PET), están modificando algunos de estos principios.

Cuando la tiroglobulina es elevada, el siguiente paso es realizar un rastreo con yodo radiactivo (I-131) que confirme o no la existencia de metástasis. Sin embargo, hay casos en los que se registran niveles elevados sin que se pueda demostrar la presencia de enfermedad en los rastreos con I-131.

En este sentido, una investigación realizada por especialistas del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla ha demostrado que en los casos en los que tras un rastreo negativo se produce una PET también negativa, los niveles del marcador tumoral pueden normalizarse progresivamente a lo largo de los años.

"Estos casos se achacaban a metástasis no detectables porque el tumor se había desdiferenciado e incluso se recomendaba dar tratamientos aunque no se hubiera detectado la existencia del tumor. Nosotros hemos demostrado que estos pacientes con niveles moderadamente elevados de tiroglobulina y con rastreos y PET negativa, realmente no tienen tumor. Si esperamos pacientemente dos, tres o incluso cuatro años realizando exploraciones con I-131 y con PET vemos que los niveles van descendiendo y llega un momento en el que se normalizan", explica Ricardo Vázquez Albertino, jefe del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Según este especialista, los resultados de esta investigación anulan de alguna forma la corriente que existía de dar determinados tratamientos a estos pacientes, motivo por el recibió el premio al mejor artículo científico otorgado por la Sociedad Española de Medicina Nuclear.

Sustituir rastreo por PET

Otra de las conclusiones que se extraen de la investigación es que en estos casos se puede pasar del procedimiento actual a un protocolo de seguimiento que incluya solamente tiroglobulina y PET y prescinda del rastreo con I-131.

"Nosotros recomendaríamos que en el primer control en el que tengamos niveles moderadamente elevados de tiroglobulina, rastreo con yodo negativo y PET negativa se suprima el rastreo y el seguimiento se realice con determinación de tiroglobulina y PET", afirma este especialista.

Comentarios de esta Noticia


Para poder comentar una noticia es necesario estar registrado.
Regístrese o acceda con su cuenta.
Publicidad
e-planning ad
Suplementos y Especiales
Farmacia Hospitalaria
Responsabilidad Social corporativa
Especiales Premios Best in Class
Twitter