Gaceta Médica
Síganos en Facebook
Síganos en Twitter
Twitter
Compartir
|
Herramientas
 Imprimir 
Especializada /
El deporte ayuda a mejorar la digestión y el ritmo intestinal
lunes, 02 de diciembre de 2013 / 12:00
El ejercicio físico para combatir las dos epidemias del siglo XXI; el sobrepeso y la obesidad es imprescindible. Así se puso de manifiesto durante la segunda sesión del Ciclo de Medicina y Deporte 'Ejercicio físico: adelgazamiento y deshidratación' que la Real Academia de Medicina ha celebrado recientemente con la colaboración de Powerade ION4, una marca de Coca Cola España. En este sentido, "aunque la actividad moderada tiene un mayor efecto sobre la pérdida de peso, si se acompaña de una alimentación adecuada, siempre tiene beneficios sobre algunas de las patologías asociadas a la obesidad, como son las alteraciones cardiovasculares", explica Luis Pablo Rodríguez, académico de Número de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) y coordinador de la sesión.

Durante la sesión intervinieron los profesores José. A. López Calbet, que profundizó sobre la práctica del ejercicio extremo para adelgazar: mecanismos moleculares y neuroendocrinos; Ricardo Mora, que se centró en el ejercicio y la deshidratación; y, Javier Tovar, director de EFE Salud, que analizó el papel de los medios a la hora de informar sobre obesidad, ejercicio y adelgazamiento.

Sin embargo, al practicar una actividad física una de las cuestiones que más dudas suscitan es saber si cualquiera que se realiza es eficaz o su utilidad depende de la frecuencia, la intensidad, el tiempo y el tipo de ejercicio que se realiza. De este modo, cuando se pretende perder peso, el ejercicio tiene que ser personalizado, teniendo en cuenta factores como la edad, sexo, actividad física habitual, condición física, situación psicológica, o incluso, la existencia de procesos o enfermedades concomitantes, puntualiza el profesor Rodríguez.

En el plano físiológico, según la Organización Mundial de la Salud, los beneficios de la práctica de una actividad física incluyen la mejora de la digestión y el ritmo intestinal, la prevención o el retraso en el desarrollo de la hipertensión arterial, mejora del perfil lipídico en sangre, ayuda a mantener la estructura y función de las articulaciones y mejora la regulación y disminuye el riesgo de desarrollar diabetes.

Pero además de saber qué ejercicio practicar es fundamental mantener una adecuada hidratación durante el mismo. "Cuando un sujeto va a realizar un ejercicio de intensidad y repetitivo debe hidratarse antes de empezar, mientras lo realiza y al finalizar el mismo", advierte el profesor añadiendo que durante la práctica deportiva se pierden agua y electrolitos (sobre todo sodio) con el sudor, y se gasta el glucógeno muscular. El rendimiento físico suele disminuir cuando la deshidratación supera un 1-3 por ciento del peso corporal aproximadamente y cuando alcanza el 11 por ciento puede llegar a ocasionar la muerte.

Comentarios de esta Noticia


Para poder comentar una noticia es necesario estar registrado.
Regístrese o acceda con su cuenta.
Publicidad
e-planning ad
Suplementos y Especiales
Farmacia Hospitalaria
Responsabilidad Social corporativa
Especiales Premios Best in Class
Twitter