Carcedo y su equipo: la última esperanza

Temas relacionados:
Herramientas
|
14 sep 2018 - 12:00 h
|
<p>Carcedo y su equipo: la última esperanza</p>

En el juego político, ahora le toca al Gobierno de Pedro Sánchez la gestión de la cartera de sanidad. En el contexto actual, en el que no entraré, por no ser cuestiones sanitarias, se vuelven complicadas cosas muy sencillas. Por ejemplo, que una ministra deba dimitir por cuestiones que no tienen que ver con su capacidad ni con si gestión. A mí lo que me preocupa es que la Sanidad es la que está pagando los platos rotos de la crispación política. Sí, Carmen Montón no se merecía lo que ha provocado este ambiente de contrapolítica que no produce nada, y que solo destruye. Para algunos una injusticia, para otros la consecuencia de la exageración de la máxima pulcritud en cosas relativamente importantes. Que continúen por ese camino de destrucción de trayectorias, a ver hasta dónde nos lleva. Nadie está libre de haber forzado, en algún momento, una situación que le haya beneficiado de alguna forma, consciente o no.

Ahora, volvemos a la realidad y a lo que nos interesa a los españoles: que el ministerio de sanidad ejerza sus funciones. Sí, algo tan sencillo como dejar que la ministra lleve adelante sus políticas sanitarias, su coordinación del SNS, sus planes...y que deba recabar apoyos del resto de grupos en la medida que pueda. Ya vendrán las elecciones para medir el respaldo. Pero recordemos que la cartera de Sanidad siempre construye, más que destruye. La ideología puede establecer preferencias, como no, pero las decisiones siempre suman; el ministerio de sanidad trabaja siempre a favor, como lo hace una consejería autonómica. Ya vendrá la oposición para ponerle pegas a todo, como no, y ejercer su función. En otras palabras, el daño a los españoles viene de la imposibilidad de dejar al ministro o ministra de turno ejercer su función. Lo que me preocupa ahora es el equipo. Carmen Montón tenía un equipo, eran un equipo. No sé si tendrán ganas de quedarse, teniendo en cuenta las circunstancias y motivaciones del traslado de Valencia a Madrid, pero yo apelo al sentido común y a la responsabilidad de todos. ¿Cuánto tiempo le llevará a un nuevo secretario general de Sanidad tomar contacto con los distintos frentes sanitarios? ¿Cuánto tardará una nueva directora de Cartera Básica en aterrizar en esa importante DG del ministerio? Es muy posible que Ricardo Campos y Patricia Lacruz crean que no tiene sentido seguir en Madrid, o que la Ministra Carcedo quiera conformar un nuevo equipo...¿para unos meses? Yo confío en que sigan lo que apenas han comenzado, como espero que se confirme también a Rodrigo Gutiérrez (DG de Ordenación) y a Pilar Aparicio (DG de Salud Pública). Si la ministra Carcedo se trae un nuevo equipo sería una mala noticia para cualquier avance significativo en materia sanitaria. La última esperanza es que asuman que les toca seguir, no volver todo a la casilla de salida. Por responsabilidad.

La ministra debería mantener a un equipo que llegó a Madrid para trabajar, y que apenas lo haría unos meses

Twitter
Suplementos y Especiales