Herramientas
Madrid
|
12 ene 2018 - 13:01 h
|

Desde los primeros diagnósticos del año 1981 en Estados Unidos se ha especulado mucho sobre el origen del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Las primeras teorías conspirativas hablaban de accidente biológico o de complot armamentístico durante la Guerra Fría.

Una de las últimas investigaciones situó el origen de esta pandemia a principios de 1920 en Kinsasa, actual capital de la República Democrática del Congo (entonces conocida como Leopoldville), para luego expandirse por el resto del mundo a partir de los años 60.

Y es que la hipótesis científica más aceptada sobre el germen del VIH la encontramos en la zoonosis africana.

Los primeros análisis del material genético del VIH mostraron que tenía una tremenda similitud con el VIS (virus de la inmunodeficiencia del simio). Sin embargo, el virus de los primates no causa inmunodeficiencia en los organismos que lo hospedan.

El VIH-1, (grupo M) responsable de la actual pandemia, ha resultado estar estrechamente relacionado con el SIVcpz, que infecta a poblaciones de la subespecie centroafricana del chimpancé común.

A su vez, los datos han revelado que el SIVcpz proviene de dos linajes diferentes del SIV que padecen los monos (que suelen ser una presa de los chimpancés). Por otro lado, se ha encontrado un virus de la inmunodeficiencia que infecta a poblaciones de gorilas, el SIVgor (y no se sabe cómo se contagiaron porque esta especie es exclusivamente herbívora) .

Tanto las cuatro cepas del VIH-1 (M, N,P y O) como el SIVgor tienen grandes similitudes con el SIVcpz.

En relación al VIH-2, ha permanecido durante mucho tiempo restringido al África Occidental, especialmente en Guinea Bissau y Senegal. En 1989 se expuso que el causante de este virus estaba en la sangre de los mangabeys gris, una especie de primate que vive entre Senegal y Ghana. Más tarde se confirmaría que el VIH-2 era también genéticamente parecido al SIV.

Aunque nadie conoce la certeza de cómo el virus saltó de los animales al ser humano, los expertos apuntan a que lo más probable es que se trasmitiese alrededor de 1930, al entrar en contacto la sangre infectada de los monos con heridas y cortes de los hombres durante las cacerías.

La mejora en el transporte, las vías de comunicación y los cambios sociales harían que se expandiese por el resto del mundo. Hasta el punto de que, según datos de la OMS, más de 37 millones de personas viven con VIH a día de hoy.

OTROS DATOS

El virus de inmunodeficiencia en simios, también llamado VIS o SIV por sus iniciales en inglés (Simian immunodeficiency virus), es un retrovirus hallado en al menos 45 especies de primates africanos.

Los chimpancés de África central fueron infectados de forma casi simultánea por dos tipos de SIV muy similares. Uno que afectaba al mono verde que habita en los bosques de Sierra Leona y Ghana y otro que afecta a una segunda especie, el cercopiteco de nariz blanca, que habita en los bosques de Costa de Marfil, Liberia, Níger y Congo.

El intercambio genético de estos dos virus en los chimpancés dio lugar a un nuevo tipo de virus de inmunodeficiencia .

Twitter
Suplementos y Especiales