Juntos por la salud y sin dar un paso atrás

Herramientas
|
18 sep 2017 - 08:00 h
|
<p>Juntos por la salud y sin dar un paso atrás</p>

El consumo de tabaco produce en España una mortalidad que ronda las 60.000 muertes anuales: el 13 por ciento de la mortalidad en la población adulta y un 25 por ciento de los fallecimientos en personas con edades comprendidas entre los 35 y 64. La mortalidad es mayor en varones, aunque la tendencia está incrementando más en mujeres, siendo prioritario abordar el problema con perspectiva de género. En el territorio español, 1 de cada 4 personas es fumadora, siendo esta prevalencia mayor a la media europea.

El rumbo a seguir está claro. Siguiendo las directrices del convenio Marco de la OMS, algunas de las actuales prioridades en el control de tabaquismo en nuestro país son:

• Impulsar el empaquetado neutro y aumentar la fiscalidad del tabaco. Son medidas que tienen evidencia de ser eficaces. Se ha demostrado ampliamente que el aumento del precio de venta de los productos del tabaco contribuye eficazmente a reducir el inicio del consumo entre adolescentes y jóvenes.

• Ampliar y respetar los espacios libres de humo. Se debería incorporar en la ley un apartado que estipule la prohibición de fumar en:

- Vehículos privados, especialmente en presencia de menores y embarazadas.

- Instalaciones deportivas, incluidas las zonas anexas cerradas, semicerradas y al aire libre.

- Lugares donde se desarrollen espectáculos públicos, incluidos los que son al aire libre.

- El exterior de los centros educativos, universidades y centros sanitarios (extendiendo la prohibición a un perímetro de 5 metros).

- Las paradas de autobús, metro, tren u otros transportes públicos de exterior.

• Equiparar los cigarrillos electrónicos o los dispositivos susceptibles de liberar nicotina a los productos del tabaco a efectos de su uso en espacios públicos, incluyendo los espacios cerrados de ocio.

• Mejorar la atención a las personas fumadoras incidiendo en la atención primaria como pilar básico de la asistencia y subvencionando los tratamientos farmacológicos que disponen de evidencia científica sobre su seguridad y eficacia para dejar de fumar, de la misma forma que se financia el tratamiento de otras patologías crónicas.

La Sociedad Catalana para el Control y Tratamiento del Tabaquismo (SCATT) y yo como presidenta trabajamos para conseguir los objetivos propuestos y reducir la prevalencia del consumo, así como evitar o retrasar el inicio en los jóvenes. Juntos por la salud y sin dar un paso atrás.

El rumbo que se ha de seguir está claro, siguiendo las directrices del Convenio Marco de la OMS

Twitter
Suplementos y Especiales