Herramientas
|
08 nov 2018 - 08:00 h
|
<p>Las madres de más de 40</p>

Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2017 nacieron en España 408.384 niños. Se trata de la cifra de nacimientos más baja desde el año 2001. A esto hay que sumarle que la edad media de las mujeres españolas para tener su primer hijo supera los 30 años.

Por diversas razones las parejas y las mujeres deciden retrasar el momento de tener hijos, y cuando finalmente desean tenerlo en muchas ocasiones su reloj biológico indica que están en un punto en el que su fertilidad natural se ve muy reducida. Así lo apunta el Dr. Pedro N. Barri, Director del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Reproducción del Hospital Dexeus de Barcelona en la obra “Ser madre a los 40 (y más allá)”, un manual en el intervienen especialistas del Hospital Dexeus de Barcelona.

Según el último informe del Foro Económico Mundial de 2016, la brecha salarial en España está en torno al 23 por ciento. Tal y como señala el libro, diversos estudios han constatado, que las mujeres con menor número de hijos e hijas tienen mayores posibilidades de acceder a un empleo, así como que las mujeres sin descendencia tienen mejores posibilidades de incrementar su salario, todo lo cual también contribuye al retraso de la maternidad.

Como señala la obra la posibilidad que tiene una mujer supuestamente fértil de quedarse embarazada en un mes no supera el 20 por ciento. Cuando se trata de parejas jóvenes, en las que la mujer no tiene más de 35 años, se aconseja esperar hasta un año. No obstante, la situación cambia a medida que la edad de la mujer avanza. Por este motivo es fundamental saber cuánto tiempo se puede dejar pasar sin consultar al médico si el embarazo no viene de forma espontánea. Según el libro se recomienda que las mujeres que han llegado a los 40 años acudan al ginecólogo en caso de que tras seis meses de relaciones sexuales sin anticoncepción no se hayan quedado embarazadas.

El Dr. Alberto M. Melcón, afirma en el manual que “todos los problemas para la madre y el feto aumentan a medida que aumenta la edad de la madre”. Sin embargo la mayoría de problemas de salud que pueden aparecer durante el embarazo son bastante infrecuentes, de modo que aún para las mujeres que tienen más de 50 años los riegos son bajos.

Gracias a los avances en los últimos años, hoy en día existen múltiples herramientas para ofrecer un diagnóstico correcto de alguna enfermedad genética durante el embarazo; desde el análisis de sangre que permite calcular la probabilidad de padecer determinadas enfermedades genéticas hasta técnicas invasivas que descartan muchos de estos problemas. Las principales son: el Cálculo de Riesgo de cromosomopatías (triple Screening), la biopsia de corion, amniocentesis y el Test no invasivo (TNI). El TNI es la última de las herramientas para cribar algunas alteraciones genéticas. “Es un cálculo de riesgo, no es una prueba diagnóstica. No te va a decir si tu bebé tiene síndrome de Down o síndrome de Edwards. Indica si el riesgo de que presente alguna de estas enfermedades es alto o bajo”, afirma el especialista. Para confirmar el diagnóstico, al menos de momento, se requerirá de una técnica invasiva para hacer la amniocentesis o la biopsia de corion.

La obra también aborda cómo es el embarazo y el parto en madres mayores. Según el Dr. Barri aunque es imprescindible informar de los riesgos que comporta un embarazo en estas circunstancias, también hay que hacerlo teniendo en cuenta la seguridad que la obstetricia moderna ofrece. Seguro.

La posibilidad que tiene una mujer supuestamente fértil de quedarse embarazada en un mes no supera el 20%

Twitter
Suplementos y Especiales