AMIG teme que se acabe con la hospitalización domiciliaria

Candidatos “más que evidentes” han sido rechazados en A Coruña
Herramientas
Madrid
|
09 dic 2016 - 14:00 h
|

Tras haberse producidos fallos en el sistema de hospitalización a domicilio durante un tiempo prolongado en la zona de A Coruña, ya que candidatos “más que evidentes” a ser incluidos en este programa han sido rechazados, Francisco Lueiro, portavoz de la Asociación de Médicos Interinos de Galicia (AMIG), asegura a GM que han tenido acceso a informes de alta de médicos internistas del Hospital Juan Canalejo de A Coruña. En los mismos, queda constancia documental de que el servicio de hospitalización a domicilio es incapaz de absorber a los pacientes que, cada vez en mayor medida por motivos de edad y de cronicidad en esta zona, “no pueden ser incluidos por deficiencias, según dicen textualmente los informes, de recursos materiales y humanos”.

En este sentido, asegura que a AMIG esto les lleva a pensar que el servicio, o bien ha quedado claramente insuficiente, “o hay una voluntad decidida por parte de la gerencia de desmantelarlo” y que poco a poco se vayan haciendo cargo de estas competencias los médicos de atención primaria. “Nos parece una regresión a épocas pasadas que los médicos de familia no pueden absorber. Su sobrecarga asistencial es tan grande en estos momentos que asumir pacientes que tendrían que estar incluidos en el programa del hospital sería una vuelta atrás”, subraya. Lueiro agrega que desde AMIG han dejado “muy claro” que saben que esto está ocurriendo en la Gerencia Integrada de A Coruña, sin embargo, no saben si en otras zonas de Galicia está ocurriendo lo mismo aunque “es evidente” que no se alcanza “ni por asomo” la cobertura que tienen otras regiones de España, como por ejemplo País Vasco que cuenta una cobertura prácticamente total de su territorio.

“El Galicia no hay ratios de cobertura, pero lo que sí hemos constatado fehacientemente es que al menos en una zona importante, el servicio de hospitalización a domiciliaria falla estrepitosamente”, insiste.

Los pacientes

En lo que respecta a los pacientes, el portavoz de AMIG incide en que supone “una disminución importante” de las atenciones que venían recibiendo, sobre todo los enfermos que se encuentran en situaciones de dependencia grave. Además, ocasiona un problema para las familias que, en muchos casos, no pueden asumir el control y seguimiento de estas personas porque son pacientes, o bien crónicos muy inestables que necesitan tratamientos especiales, o bien enfermos en fase terminal que requieren tratamiento paliativo y tienen que estar permanentemente controlados por servicios especializados. Por ello, consideran que “no se puede tolerar” que los médicos de familia tengan que hacerse cargo de este tipo de prestaciones que forman parte del ámbito hospitalario.

Casos extremadamente graves

En esta línea, asegura que los responsables del propio servicio de hospitalización a domicilio en correos electrónicos, “la única solución” que les han ofrecido es que, a partir de ahora, sean los propios médicos de familia los que tendrán que se hagan cargo de este tipo de enfermos y en los casos “ya extremadamente graves que no puedan tener otra respuesta”, sí sería este servicio el que se haría cargo del control y seguimiento del paciente.

“Hay una voluntad decidida de la Gestión Integrada de Hospital y Atención Primaria de A Coruña para que el cordón umbilical se rompa y que vaya primaria por un lado y hospital por otro”, lamenta el portavoz de AMIG.

Así, denuncia que “por mucho que nieguen” desde la Administración que el servicio funciona mal, la evidencia está ahí y, además, hay pruebas de ello. Por esto, recuerda que hay constancia de que está pasando con muchos pacientes de distintas patologías a los que no se les ha incluido en este servicio. “Es fácil negar la evidencia, pero nosotros lo que queremos es afirmar la realidad, y la realidad es esta”, detalla.

Actualmente, la asociación está elaborando “un pequeño estudio” y, para ello, se han puesto en contacto con algunas comunidades autónomas con el objetivo de ver exactamente cuál es la realidad en el servicio en otras zonas de España, no solo en el caso de la hospitalización a domicilio, sino también sobre atención domiciliaria, ya que esta última supone un peso y una sobrecarga “enormes” sobre los médicos de atención primaria que, además, no tienen cobertura de vehículos ni de seguros, y tienen que hacerse cargo de todos los gastos.

El portavoz concluye que, tanto en el caso del servicio de hospitalización a domicilio como en atención domiciliaria, si Sanidad quiere potenciarlos, tiene que poner medios tanto económicos como humanos para ello, ya que “lo que no puede ser” es que la carga asistencial caiga “sobre el de siempre, que es el médico de familia”.

Twitter
Suplementos y Especiales