El 29% de las muertes por tabaquismo son de naturaleza cardiovascular

Herramientas
|
31 may 2018 - 15:10 h
|

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), ha ofrecido una Rueda de Prensa con motivo de la celebración del Día Mundial sin Tabaco, en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC). Bajo el lema elegido este año por la Organización Mundial de la Salud (OMS) “Tabaco y cardiopatías”, el contenido del acto informativo ha estado dirigido a llamar la atención sobre el factor desencadenante que supone el hecho de fumar en la aparición de enfermedades cardiovasculares.

De hecho, en España el 23 por ciento de la población es fumadora, y el tabaco causa 52.000 muertes anuales, de las cuales el 29 por ciento son por causa cardiovascular. Es por ello que los profesionales sanitarios piden aumentar el grado de concienciación ciudadana sobre los importantes beneficios que conlleva dejar de fumar y la protección frente el tabaquismo pasivo.

Asimismo, demandan supervisar el cumplimiento de la Ley del Tabaco, ampliar los espacios sin humo y acceso a las terapias que han demostrado seguridad y eficacia para dejar de fumar.

Los expertos consideran el tabaquismo como factor de riesgo cardiovascular:

• El tabaquismo es la principal causa de muerte evitable. A nivel mundial 12 por ciento de las muertes están relacionadas con el tabaco . En España un 23 por ciento de la población es fumadora, y el tabaco causa 52.000 muertes anuales . Se estima que la mitad de las personas fumadoras morirán por una causa relacionada con el tabaco.

• Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, y el consumo de tabaco es su segundo factor causal más importante, después de la hipertensión arterial.

• Un 29 por ciento de las muertes atribuibles al tabaco son de causa cardiovascular . El tabaquismo multiplica por 2 a 3 el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Su impacto es aún mayor en la enfermedad cardiovascular que aparece a edades prematuras, y en mujeres .

• El tabaquismo aumenta el riesgo de infarto de miocardio, ictus, aneurisma de aorta y enfermedad arterial periférica.

• En supervivientes de infarto, el tabaquismo duplica el riesgo de insuficiencia cardiaca y empeora el pronóstico de los pacientes con insuficiencia cardiaca .

• El tabaquismo deteriora el control de otros factores de riesgo: aumenta el riesgo de aparición de diabetes, produce un perfil de colesterol más desfavorable, y acelera las consecuencias negativas de la hipertensión y la diabetes.

• El tabaquismo pasivo aumenta el riesgo cardiovascular en personas expuestas, aumentando el riesgo de ictus e infarto de miocardio en 20-30 por ciento .

• A pesar de las evidencias acumuladas, no existe una suficiente percepción de riesgo a nivel de la población sobre los daños cardiovasculares del tabaco.

Impacto del cese tabáquico sobre la salud cardiovascular:

• Dejar de fumar antes de los 40 años reduce el riesgo de mortalidad en relación con el tabaco un 90 por ciento. No obstante, el cese a cualquier edad mejora los resultados en salud .

• El cese tabáquico aporta grandes beneficios y el riesgo cardiovascular se reduce bastante rápido, en el primer año de abandono el riesgo se reduce a la mitad y a los 5 años el riesgo cardiovascular se acerca al de los que nunca han fumado. La prioridad debe ser el cese total de cualquier producto de tabaco, dado que no existe un umbral seguro de exposición al tabaco: fumar 1 cigarrillo al día supone el 50 por ciento del riesgo cardiovascular que implica fumar un paquete al día .

• Las personas que han sufrido un infarto obtienen un importante beneficio tras el cese tabáquico: ven reducido el riesgo de re-infarto a la mitad en el primer año, y ven reducida su mortalidad en 36 por ciento a los 2 años . No obstante, se estima que la mitad de los pacientes fumadores que han sufrido un infarto no dejan de fumar o recaen en el tabaquismo al cabo de un año.

• Los pacientes sometidos a cirugía bypass coronario o de miembros inferiores, o a intervencionismo coronario con stents, también obtienen un gran beneficio en su pronóstico al dejar de fumar .

• Aunque los cigarrillos electrónicos puedan considerarse menos tóxicos que el tabaco, la mayoría contienen nicotina y existen serias dudas sobre su seguridad cardiovascular.

• En nuestro medio el cannabis se consume mayoritariamente mezclado con tabaco, aumentando por ello el riesgo cardiovascular entre usuarios, y además existen evidencias de efectos nocivos a nivel cardiovascular asociados al cannabis .

El tabaquismo como prioridad asistencial en el marco de la prevención cardiovascular:

• La intervención sobre tabaquismo es una tarea sorprendentemente desatendida en los programas de prevención cardiovascular. La intervención sobre el riesgo cardiovascular debe ser completa y abordar todos los factores de riesgo, y el tabaquismo merece un abordaje específico y un seguimiento, igual que la hipertensión o la diabetes.

• Son necesarias nuevos programas educativos y campañas de concienciación ciudadana para mejorar la percepción de riesgo asociada al tabaco, siendo especialmente relevante evitar el inicio de la población juvenil.

• Teniendo en cuenta los riesgos del tabaquismo pasivo o involuntario, debe supervisarse el cumplimiento de la Ley de Tabaco, y deben ampliarse los espacios libres de humo.

• Todos los profesionales de la salud deben asumir su papel en mejorar la prevención y control del tabaquismo. Las autoridades sanitarias deben facilitar el engranaje y el acceso de los programas de atención al fumador, preservando el principio de equidad. Debe facilitarse el acceso a las terapias que han demostrado seguridad y eficacia para dejar de fumar.

• En el marco de la prevención secundaria, la rehabilitación cardiaca es una intervención multidisciplinar que ha demostrado tener un beneficio claro en mejorar el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes con cardiopatías. El abordaje del tabaquismo debe ser una pieza clave en estos programas, que deben ser accesibles a los pacientes con cardiopatía isquémica e insuficiencia cardiaca

• El cáncer es la segunda causa más importante de mortalidad a nivel mundial, después de las enfermedades cardiovasculares. El tabaquismo está involucrado en más del 30 por ciento de toda la patología tumoral y del 80 por ciento de los casos de cáncer de pulmón.

• Gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, muchos pacientes oncológicos se convierten en largos supervivientes. Dado que el tratamiento del cáncer puede aumentar el riesgo cardiovascular, una adecuada prevención cardiovascular en pacientes oncológicos mejora su expectativa y calidad de vida .

• Las enfermedades cardiovasculares y el cáncer comparten factores de riesgo, por lo que las estrategias de prevención debeno buscar sinergias desde la perspectiva multidisciplinar. Abordar el tabaquismo en pacientes oncológicos puede mejorar su pronóstico y salud cardiovascular.

Twitter
Suplementos y Especiales