“El debate sanitario debe girar en torno al paciente y al profesional”

Manuel Vilches director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS)
Herramientas
Madrid
|
25 ene 2019 - 12:39 h
|

Pregunta. Estrenamos un nuevo año marcado por las citas electorales y con nuevo gobierno en Andalucía, ¿es un buen escenario para la sanidad privada?

Respuesta. El emprendimiento privado en sanidad precisa de escenarios y entornos de estabilidad, seguridad jurídica y previsibilidad. Confiamos en que estas necesidades, a pesar de la incertidumbre política, se vean cumplidas. En el caso particular de Andalucía la sanidad privada da cobertura a más de 1,4 millones de asegurados y en ella se realizan el 38,8% de las intervenciones quirúrgicas, el 28% de las altas y el 27% de las urgencias en los 61 hospitales de titularidad privada (58% del total en esa Comunidad Autónoma) con 5.928 camas (28% del total). Confiamos en que las autoridades sanitarias contemplen adecuadamente la aportación del sector sanitario privado a la sanidad andaluza.

P. En los últimos meses, además, se sentaban las bases para poner en marcha la llamada “comisión desprivatizadora”, ¿han podido trasladar al Ministerio la visión de IDIS sobre este tema?

La comisión proviene del acuerdo alcanzado el pasado mes de octubre entre PSOE y Unidos Podemos en relación con los Presupuestos Generales del Estado 2019. Su aparente intención es la de generar un blindaje de nuestro sistema sanitario contra corrientes denominadas de forma demagógica como “privatizadoras”. Desde la Fundación IDIS consideramos esta medida fuera de lugar, puesto que lo que hay que buscar no es la disgregación sino las sinergias imprescindibles entre las dos titularidades de aseguramiento y provisión asistencial. Un escenario hipotético de una sanidad exclusivamente pública estaría abocada al colapso y a la desaparición del sistema como aseguran los expertos.

P. Con el proyecto de presupuestos en marcha, ¿qué aspectos considera IDIS que deberían valorar las cuentas para este año?

Valorar y reconocer desde el punto de vista impositivo el esfuerzo voluntario que realizan 8,7 millones de españoles que cuentan con un doble aseguramiento, público y privado, con la reimplantación de la desgravación fiscal sanitaria en el IRPF, al menos para rentas bajas; al igual que sería muy importante reevaluar el IVA sanitario, como se ha hecho con los productos de higiene femenina, los servicios veterinarios o las descargas y suscripciones digitales de libros, periódicos y revistas. El impulso a las diferentes formas de cooperación público-privada y el reconocimiento del esfuerzo investigador y docente en forma de ventajas fiscales asociadas, entre otras medidas.

P. ¿Qué líneas de trabajo son prioritarias para la fundación a lo largo de 2019?

Podemos resumirlas en cuatro áreas sinérgicas: el análisis exhaustivo, de nuestra realidad y de la del sector sanitario y sociosanitario; modular el debate sanitario en torno al paciente a la vez que trascender más si cabe con la sociedad y con el profesional sanitario; trabajar conjuntamente con el propio sistema público de salud, con las organizaciones colegiales, las sociedades científicas y las organizaciones que agrupan a las diferentes asociaciones de pacientes en pos de una mejora de la atención sanitaria y sociosanitaria que redunde en calidad, seguridad y resultados de salud. Y, por último, impulsar una reforma necesaria de nuestro sistema mediante un pacto inclusivo sin olvidar trabajar por la imprescindible transformación digital.

P. ¿Qué supone para IDIS que cada vez un mayor número de centros obtengan su sello de calidad?

Un motivo de satisfacción enorme una vez que la acreditación QH (Quality Helthcare) reconoce el esfuerzo realizado por cada centro en esta materia y persigue una mejora de la calidad, la seguridad y de los resultados de salud obtenidos a través de una mejora continua de los procesos y procedimientos instaurados.

P. ¿Qué garantía aporta a los pacientes?

Fundamentalmente que en los centros acreditados se hacen las cosas muy bien en términos de calidad y seguridad y que en ellos la preocupación y la ocupación por la mejora continua de dichos parámetros es constante. Esto redunda sin duda en una mejora permanente de la atención y la función asistencial y, por tanto, en resultados.

P. IDIS seguirá midiendo resultados en este 2019, ¿qué novedades se van a incluir en el próximo informe?

Su octava edición traerá algunas novedades: Incorporar indicadores de calidad en nuevas áreas de diagnóstico, como análisis clínicos; se creará un observatorio on-line de resultados y se realizará el análisis de un importante grupo de indicadores de calidad EIQI, procedentes de la IQM (Initiative Qualitätsmedizin) alemana, en la que participan más de 400 hospitales públicos y privados de Alemania, Suiza y Austria.

P. ¿También se va a continuar midiendo la experiencia del paciente? ¿Hay alguna novedad a la vista?

Continuaremos con la misma metodología, es decir realizando una encuesta muy amplia (más de 10.000 encuestados) que sea reflejo de la realidad con el objetivo de disponer de una foto lo más fidedigna posible de la experiencia de paciente, conocer en detalle la esencia de las vivencias de los pacientes en hechos y en emociones para las cinco etapas por las que transita, entender sus expectativas, saber dónde actuar y hacerlo. La novedad es que nos estamos planteando realizar un estudio que analice la experiencia de los profesionales sanitarios en su día a día.

P. ¿Cuál es el perfil del paciente de los centros que integran la Fundación?

Al igual que medicina solo hay una, el paciente es también único independientemente del entorno asistencial por el que transite. Las diferencias se encuentran en aspectos como el acceso, la eficiencia, la resolución asistencial, la calidad y seguridad y el confort y personalización de los servicios y atenciones prestadas, indicadores de medida de resultados de salud, con un importante matiz, que es el de la elección voluntaria de estos servicios por parte del paciente lo que indica que el servicio que recibe está cumpliendo con sus expectativas.

P. ¿En qué dirección debemos avanzar?

Mejorar la calidad de vida de los pacientes debería ser uno de los objetivos prioritarios de cualquier sistema sanitario, de la misma forma lo es también que este sea sostenible y solvente. Para que esto sea una realidad, es necesario que los directivos sanitarios busquen alternativas de colaboración público-privada a nivel de acceso, organización, eficiencia e integración de profesionales para que los pacientes vean cubiertas y satisfechas sus necesidades asistenciales. La colaboración público-privada es una más de las fórmulas, de demostrada eficacia, para lograr un sistema sanitario sostenible y solvente en el tiempo, favoreciendo la accesibilidad y la rapidez en la realización de actos médicos, evitando duplicidades y riesgos innecesarios y con procesos de interoperabilidad que permiten que el paciente disponga de su información clínica y elija dónde ser tratado.

Twitter
Suplementos y Especiales