El Senado comienza a trazar el baremo de indemnizaciones

La Cámara Alta al igual que el Congreso rechaza la derogación del decreto de prescripción enfermera
Herramientas
Madrid
|
17 mar 2017 - 13:00 h
|

Una de las grandes aspiraciones que sigue pendiente en el tintero sanitario es la creación de un baremo de indemnizaciones de los daños y perjuicios causados por la actividad sanitaria. El objetivo, dar mayor seguridad jurídica al profesional.

La semana pasada, se dio un paso más en este asunto. La Comisión de Sanidad del Senado acordó comenzar a crearlo.

La propuesta, auspiciada por el PP y consensuada con el PSOE, solicita al Ejecutivo elaborar un Real Decreto para la implantación y aplicación generalizada de dicho baremo.

El senador popular, Jesús Aguirre, fue el encargado de defender la moción, y puso en valor la necesidad de establecer una legislación específica sobre este asunto, a fin de además reducir los daños a profesionales y pacientes, fidelizar a las empresas del sector en responsabilidad civil profesional.

Aguirre recordó que países como Francia y Portugal ya cuentan con este baremo, el cual permite tener una mayor seguridad jurídica, menor subjetividad a la hora de baremar las posibles indemnizaciones, disminuir la litigiosidad y potenciar pactos de manera extrajudicial, reduciendo así el tiempo desde el que se produce el daño hasta que el paciente es indemnizado.

Un baremo indemnizatorio propio para los daños y perjuicios sobrevenidos en el ámbito sanitario facilitaría, a su juicio, la cuantificación del montante indemnizatorio, evitando situaciones de falta de equidad y de desigualdad de trato. Además, permitirá prever los costes de aseguramiento y las cuantías de las indemnizaciones. Algo que, “evitaría también la llamada medicina defensiva, mala para el paciente, los profesionales y el propio sistema sanitario”.

Este discurso fue corroborado por su homóloga socialista, María Perla Borao, quien advirtió de que las reclamaciones por daños originados por la actividad sanitaria han ido creciendo de forma desorbitada en los últimos tiempos, produciendo una “alta incertidumbre”.

En la actualidad, existen varios baremos, pero ninguno que sirva para compensar a las víctimas de errores médicos, “por lo que estamos ante una laguna que se arrastra desde hace más de 15 años y que deja en el limbo a los pacientes”, destacó.

Sin embargo, esta argumentación no convenció a Unidos Podemos, ya que consideran que es necesario reformar diferentes normativas para adecuar la legislación española a la europea. Sin embargo, la propuesta no fue incluida en la enmienda final.

Prescripción enfermera

Por otra parte, el debate sobre la derogación del decreto de la prescripción enfermera ha seguido en la esfera política. Esta vez, en la Cámara Alta. En esta ocasión, aunque todos los grupos están de acuerdo en modificar la normativa, el cauce para hacerlo tiene matices.

Los populares rechazaron la derogación de la normativa, ya que Esquerra Republicana (ERC) no aceptó su enmienda en la que sí se pedía al Gobierno adecuar, previo consenso del Consejo Interterritorial del Sistema nacional de Salud, la normativa. Sin embargo, la oposición considera que lo principal es rechazar el decreto. El portavoz del PSOE, José Martínez Olmos, avisó de que el “día que se escriba esta historia van a aflorar decisiones equivocadas que muchos lamentarán”.

Sí a Barcelona como sede de la EMA

La Comisión de Sanidad del Senado ha instado al Gobierno a impulsar y presentar la candidatura de la “ciudad” de Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Es la tercera vez en dos semanas seguidas que en clave parlamentaria que se trata este asunto y el resultado es positivo. Hay que recordar que la Ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ya aseguró en el hemiciclo el apoyo del Ejecutivo a esta candidatura. Como se puso de manifiesto durante la sesión, la decisión de impulsar esta candidatura se debe a que, tal y como señala el texto aprobado, a que Barcelona quedó en segunda posición en la candidatura de 1992, quedando ganadora Londres. Al margen de la oportunidad que representaría para España y conscientes de ello, durante la votación de la moción el Grupo Socialista, que tiene pendiente debatir otra iniciativa para acoger la EMA en territorio nacional, criticó que la decisión del Gobierno para impulsar la candidatura de Barcelona “no ha sido para nada transparente, y se ha gestionado de forma bilateral”. A juicio del PSOE, esta falta de transparencia niega la oportunidad a otras ciudades que también pueden ser candidatas como Málaga o Alicante. Este fue el motivo que llevó a que tres senadores socialistas de Andalucía se ausentaron durante la votación.

Twitter
Suplementos y Especiales