La Comunidad de Madrid atiende al 25% de los casos oncológicos en menores

Herramientas
Madrid
|
17 feb 2017 - 15:00 h
|

En 2015, los hospitales madrileños registraron 233 nuevos casos de cáncer en niños y adolescentes, según el Registro de Tumores de Madrid del Servicio Madrileño de Salud, que echó a andar en 2014. De estos casos, 163 se detectaron en niños de hasta 13 años y los 70 restantes fueron diagnosticados en adolescentes.

Por tipo de tumores, los más frecuentes en estos pacientes fueron leucemias (20,6 por ciento), sistema nervioso central y ojos (20,1 por ciento), aparato digestivo (9,5 por ciento), óseos (9,5 por ciento), linfomas (8,1 por ciento), tiroides (5,6 por ciento) y sarcomas de partes blandas (4,7 por ciento). Además, la edad media en el momento del diagnóstico, según este registro, fue de 9,2 años.

Son algunos de los datos facilitados por la coordinadora de la Oficina Regional de Coordinación Oncológica de la Comunidad de Madrid, Cristina Grávalos, y el jefe del Servicio de Onco-hematología del Hospital Infantil Niño Jesús, Luis Madero, en el marco del Día Internacional del Niño con Cáncer.

Según los expertos, las unidades especializadas de los hospitales madrileños atienden a una cuarta parte de los niños y adolescentes con cáncer de toda España, muchos de ellos originarios de otras comunidades autónomas.

En la actualidad, el Servicio Madrileño de salud cuenta con unidades de hemato-oncología pediátrica en los hospitales Niño Jesús, 12 de Octubre, Gregorio Marañón y La Paz. Dos de estos centros, el Niño Jesús y La Paz, son referencia nacional en trasplante de progenitores hematopoyécticos.

Aunque en los últimos 50 años la supervivencia al cáncer en menores de 14 ha crecido del 10 al 82 por ciento, los especialistas coinciden en que siguen existiendo grandes áreas de mejora.

En este sentido, Luis Madero subrayó que una de las prioridades es mejorar estos datos en adolescentes y jóvenes, así como en algunos tipos, como los tumores cerebrales, muy lejos del 80 por ciento de supervivencia en otros tipos de cáncer como la leucemia.

Por su parte, Cristina Grávalos aseguró que la oficina de coordinación regional trabaja en la elaboración de un mapa de referencia que permita establecer protocolos para la derivación de estos pacientes hacia hospitales que cuenten con unidades infantiles, especialmente en el caso de los adolescentes, donde su tratamiento en unidades de adultos o infantiles depende de que sea el médico o el pediatra quien realice la derivación.

Otro dato esperanzador es que se avanza en la puesta en marcha de un registro de supervivientes del cáncer, especialmente importante en el caso de los niños de cara a la prevención de una segunda neoplasia. No en vano, el riesgo de padecer un nuevo cáncer para los supervivientes a una enfermedad oncológica en la etapa infantil es seis veces mayor que en la población general.

Twitter
Suplementos y Especiales