La nueva facultad de Baleares reabre el debate sobre el exceso de alumnos

Con ésta son ya 42 los centros que forman a 6.877 alumnos de primero, duplicando la media en la UE
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
23 sep 2016 - 13:00 h
|

El consenso entre la profesión médica a la hora de rechazar la apertura de nuevas facultades de Medicina es casi tan grande como el entusiasmo de la decana de la nueva facultad de Baleares, Margarita Gili Planas. Hace muy poco el mundo universitario de las islas veía cumplido su deseo desde hace 40 años: la posibilidad de formar a sus futuros médicos en la propia comunidad.

En palabras de la decana, el curso arrancó hace un par de semanas “con mucha ilusión”. La nueva facultad, pública, formará a 60 estudiantes. “El número perfecto para trabajar con una clase de 60, pero también para formar grupos manejables de 20 o 10 alumnos para actividades concretas”, explica.

La decana insiste en que se trata de una facultad “necesaria”. Junto con La Rioja, Baleares era la única comunidad sin centro de Medicina. La diferencia con la anterior es que La Rioja tiene facultades a 70 u 80 kilómetros, aclara. “Nuestros estudiantes siempre tuvieron que ir a la península y teníamos una cierta “envidia” de Canarias, porque ellos tenían dos”, añade.

Gili no pierde de vista que en estos años muchas personas han tenido que renunciar a estudiar Medicina, y no por falta de talento, sino de medios económicos en casa para salir a estudiar fuera de las islas. Eso ha cambiado ya, sentencia.

Tras innumerables intentos, la Agencia Nacional de Evaluación de Calidad y Acreditación (Aneca) ha entendido sus argumentos y considera que 60 alumnos más no distorsiona mucho la cifra global. “Los ministerios de Sanidad y Educación nos han apoyado siempre”, aclara la portavoz.

Las instalaciones se hallan en el Hospital Son Espases, pero todos los hospitales y centros de salud de la comunidad se han implicado con la nueva actividad docente, conscientes de que la docencia también mejora la labor asistencial. Y lo que es más, se asegura el futuro de la investigación en las islas, resolviendo el problema de un instituto de investigación muy potente, aclara la decana, que habría desaparecido ante la impositibilidad de acreditarse en el Carlos III sin el aval de una facultad de Medicina. “Hemos dado también motivación a los investigadores y a los sanitarios de los servicios de referencia”, subraya con el mismo ímpetu.

Sobre este asunto, José Luis Álvarez-Sala, presidente de la conferencia Nacional de Decanos de Medicina y decano de la facultad de la Universidad Complutense de Madrid, recuerda que la de Baleares es la número 42 de nuestro país. Con alguna excepción de alguna universidad no pública, la mayoría de sus miembros opinan que hay un exceso de facultades. “Estamos en una por cada millón de habitantes, cuando la media europea está en 0,5 o 0,6, prácticamente el doble. No se debería abrir ninguna más bajo ningún concepto”, subraya.

El portavoz de los decanos admite su temor, porque “hay varias más en lista de espera”, aunque “creemos que no se justifica de ninguna manera, porque ya hay exceso de alumnos en primero”. Si hay nuevas facultades tendría que acarrear una reducción en las que ya están funcionando, y “es muy difícil, nadie está dispuesto a ello”. Además, los recursos son limitados, aclara, porque el número de hospitales que forzosamente llevan aparejada la apertura de una facultad también lo son, matiza. De hecho, insiste en que la exclusividad está fijada por real decreto, “no pueden coincidir dos facultades en un mismo hospital, y cualquier nueva facultad acarrea unos conflictos tremendos”, explica.

El presidente de los decanos argumenta que no es necesario ningún alumno más. De hecho, este año el numerus clausus en primero asciende a 6.877, y la última convocatoria de plazas MIR asciende a 6.318. Año tras año se genera una bolsa de licenciados en Medicina que no entra en el sistema de formación MIR, fruto de esta ausencia de planificación a medio plazo.

“La OMS aconseja un estudiante de Medicina por 10.000 y estamos en 1,6”, insiste, advirtiendo, además, de que la capacidad de formación de residentes está limitada y que aumentarla va en deterioro de la formación.

“Hay muchas razones para que no haya más, pero los políticos son los políticos y los médicos somos los médicos”, lamenta. De hecho, el año pasado se abrió un centro nuevo y este otro. “La Conferencia ha luchado mucho contra ello, pero, viendo la evolución cronológica, el éxito es poco. Aunque si somos optimistas también podemos pensar que sin eso habría sido mucho peor”, concluye.

Decanos, estudiantes y sindicatos médicos hacen frente común contra la proliferación de facultades. El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) también abandera esta lucha con idénticos argumentos. En Cataluña, han sumado sus fuerzas a las del Consejo de Estudiantes de Medicina de Cataluña (Cemcat) para rechazar de pleno la facultad de Medicina de la Universidad de Vic. Hasta el punto de que han editado un vídeo que aspira a convertirse en viral por internet para alertar a los ciudadanos de los argumentos en contra de la apertura de este centro.

En cualquier caso, estos mismos argumentos se escucharon durante la tramitación de la facultad de Medicina en Baleares aunque, en la práctica, los estudiantes de CEEM terminaron por reunirse con los responsables del centro una vez que la Aneca dio luz verde a su creación, pensando en aportar su propia experiencia para mejorar la formación de sus colegas.

Desde el Foro de la Profesión Médica, su portavoz, Francisco Miralles, considera que estas decisiones son un ejemplo más de la falta de planificación en recursos humanos. “Hay que valorar lo que es necesario, pero no con este descontrol que tenemos”, denuncia. No obstante, los portavoces de los profesionales prefieren no valorar la titularidad de la mayor parte de los últimos nuevos centros, ya que es un juicio que consideran que no les corresponde.

“No se debería abrir ninguna facultad de Medicina más bajo ningún concepto”, insiste el portavoz de los decanos

Twitter
Suplementos y Especiales