La oposición ve muy lejos todavía una reformulación del modelo de financiación

Herramientas
Madrid
|
12 abr 2017 - 13:00 h
|

La última Comisión de Sanidad en el Congreso de los Diputados no dejó al margen el borrador de los PGE. En cada una de las intervenciones y defensas de las Proposiciones No de Ley (PNL), los diputados aprovecharon para hacer alusión al proyecto del Gobierno. Un reflejo de lo que será la próxima Comisión de Sanidad, sin fecha por definir, que albergará un debate de la partida sanitaria de los PGE.

Tanto PSOE como Podemos tienen claro que si la sanidad quiere ir hacia un marco financiero más estable y equitativo no se conseguirá con este borrador. Para el portavoz del PSOE en la Comisión, Jesús María Fernández, son unos presupuestos que demuestran que la sanidad con el PP sigue en crisis. “Mantienen la agonía del Ministerio de Sanidad”, asegura. A su juicio, si se descuentan los presupuestos que son necesarios para mantener abiertas las puertas del Paseo del Prado, el Ministerio sigue sin tener recursos para realizar las actividades de coordinación y de impulso que le corresponden. “Las partidas para colaboración con las CC.AA. siguen congeladas, cuando no desaparecen, como es el caso de la línea de Estrategias Nacionales de Salud”.

Al igual que su homóloga de Podemos, Marta Sibina, Fernández considera que la dotación del Fondo de Cohesión para el desarrollo de los CSUR “es ridícula. 3,8 millones, respecto de los casi 100 millones que llegó a alcanzar en 2012”, indica. En este sentido, aunque el portavoz de Ciudadanos, Francisco Igea, valora de manera positiva el borrador, “en líneas generales”, asegura que seguirán trabajando por aumentar el presupuesto en los próximos años en el fondo de cohesión.

Para la oposición, se continúa la senda de reducción de los presupuestos de Investigación y del Carlos III. “No hay ningún respaldo presupuestario al cambio de modelo asistencial que el Gobierno dice querer”, indica Fernández.

El Partido Socialista considera que si se habla de la financiación sanitaria, y no solo la del Ministerio, el Gobierno “sigue sin abordar una reforma fiscal en profundidad que permita dotarse de los recursos necesarios para poder renegociar un nuevo Sistema de Financiación Autonómico que permita a las CC.AA a salir de la asfixia presupuestaria”. Fernández duda de que el crecimiento de los ingresos que prevé el Gobierno, en ausencia de una reforma fiscal, sea creíble o esté sobreinflado con el único fin de cuadrar las cuentas. Sibina considera que el Ministerio “ha ido adelgazando” y está renunciando a convertirse en el motor del cambio para mejorar la salud.

Twitter
Suplementos y Especiales