La pregunta 236 tras el MIR y el EIR: ¿Qué especialidad elijo?

Los futuros residentes deben decidir también hospital
Herramientas
Madrid
|
17 mar 2017 - 13:00 h
|

¿Especialidad médica o quirúrgica? Ésa es la cuestión. Tras hacer el examen MIR y EIR, los egresados hacen frente a la decisión más importante de su carrera profesional: elegir especialidad y el lugar donde desarrollarla.

Muchas dudas que tendrán que resolver en los próximos días, por ello, muchos hospitales españoles abren sus puertas para que los futuros residentes despejen inquietudes y puedan acercarse a cada especialidad para tomar la mejor decisión.

Es el caso del Hospital Universitario Ramón y Cajal que ha celebrado la XIV Jornada de puertas abiertas Unidad de Docencia-Jefatura de Residentes .

Como indica Cristina Sobrino Grande, jefe de residentes, la primera duda que surge es qué hospital elegir. ¿Un hospital grande o pequeño?

El debate sobre las dimensiones del centro y las posibilidades de cada uno siempre está en el aire cuando hay que decidir. Los hospitales terciarios cuentan con especialidades “muy potentes”. Si bien, los centros más pequeños permiten un trato más cercano al paciente.

Aunque la elección de la especialidad siempre es más vocacional, Sobrino asegura que también existen dudas sobre si hacer la rama quirúrgica o médica.

Jesús Corres, jefe de estudios, recomienda que la elección se haga en función de las características personales de cada médico o enfermero, ya que la elección “es para toda la vida”.

Tener en cuenta la actividad asistencial, docente e investigadora, son los tres pilares fundamentales para el desarrollo profesional y es la llave de la elección.

¿Y ahora qué?

Belén de la Hoz, adjunta a gerencia en Gestión del Conocimiento del Hospital Ramón y Cajal, aclara que el periodo de formación es muy intenso. “Desde la enseñanza, cada vez más práctica, pero muy teórica todavía de la universidad, se van a enfrentar a la práctica clínica diaria”. Aparte, asegura que no pueden alejar la vista de la formación y la investigación.

Cada vez más tenemos una tecnología y esta generación tienen la gran ventaja de tenerla a su alcance. Por una parte es un reto importante, porque las capacidades que tenemos para que se desarrolle e investigue es muy amplia. Su reto está en que sepan utilizarlo y manejarlo. La investigación siempre ha sido algo latente en el mundo de la medicina, pero en estos años es casi una obligación. El salto que hemos dado en el último siglo es importante.

Está claro que las nuevas tecnologías avanzan a grandes pasos algo que influye también en el diagnóstico y en el tratamiento, por lo que es importante que la formación también se implique en este sentido. Por ello, los expertos aconsejan que el centro elegido apueste por la historia clínica electrónica. En definitiva, un hospital del siglo XXI, ya que todavía existen hospitales anclados en el siglo XX. En esta búsqueda de centros pioneros, el hospital debe contar con el uso de técnicas de simulación.

Además, que el centro cuente con una unidad de docencia y comisión de docencia activas, que velan por la correcta aplicación de los programas formativos y ofrezca actividades extra de calidad es un valor añadido.

Twitter
Suplementos y Especiales