“La principal estructura de Estado de la Generalitat es el sistema sanitario”

ANTONI COMÍN Consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña
Herramientas
Barcelona
|
12 abr 2017 - 13:00 h
|

La puesta en marcha de la Agencia Catalana del Medicamento, el plan de choque para reducir las listas de espera o el impulso de Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento han marcado, hasta el momento, la agenda del consejero de salud catalán. Quince meses después de ser nombrado conseller, Comín repasa en esta entrevista para GACETA MÉDICA los temas más candentes de la sanidad catalana.

Pregunta. ¿Cuáles son las principales estructuras de Estado que está poniendo en marcha la Generalitat en materia de sanidad?

Respuesta. Yo he dicho muchas veces que la principal estructura de Estado de la Generalitat es el sistema sanitario. Según el Informe de Desarrollo Regional que publica la Unión Europea, el único ámbito en el cual estamos en el Top 20 de las 263 regiones europeas es en salud. Y, desde el punto de vista normativo, el Ministerio de Sanidad es el que menos competencias tiene, y la Consejería de Salud es la consejería con más autonomía política y administrativa. La consejería de Salud está muy cerca de ser un ministerio de una república independiente. Nos falta el dinero. Y aquí el Estado sí es una losa inmensa.

P. ¿Qué competencias tendrá la Agencia Catalana del Medicamento?

R. Estamos reorganizando las competencias que tenemos sobre medicamentos para crear una institución nueva que sea más eficaz y moderna, y dentro de la legalidad, como no podría ser de otra manera. Ahora tenemos competencias sobre el fomento del uso racional y eficiente del medicamento, compartidas con la Administración central. Queremos integrar la política de compra y el acceso a los medicamentos, así como los temas de control e inspección.

P. ¿Están trabajando en la creación de un órgano coordinador de precios y compra de medicamentos del Sistema Sanitario Integral de Utilización Pública de Cataluña (Siscat)?

R. Sí, la idea es facilitar las compras agregadas para todos los proveedores del sistema, hecho que permitirá bajar precios. Los modelos de compra estarán orientados a los resultados para repartir el riesgo entre el comprador y la empresa farmacéutica. Es lo que haremos en el nuevo concurso de oxigenoterapia.

P. El plan de choque para reducir las listas de espera pasa de contar con 96 millones de euros previstos el año pasado a 57 millones en los presupuestos que ahora han sido aprobados. ¿Son suficientes?

R. El plan de choque ya lo teníamos listo desde hace más de un año. Pero hasta ahora no hemos tenido los presupuestos aprobados. A pesar de no tener presupuestos hemos trabajado para reducir las listas de espera. Como no podíamos aumentar la actividad, aumentamos la eficiencia. De este modo, se redujo un 26,3 por ciento y un 19,7 por ciento el número de personas que superaban los tiempos de garantía y de referencia, respectivamente, para ser operadas durante 2016. Esto nos lleva a pensar que si aplicamos la misma eficiencia podremos conseguir una reducción del 20 por ciento. Y esto nos permite reducir el coste del plan de choque, porque hay una parte del plan que lo conseguimos no con más dinero sino con más eficiencia.

Por otro lado, el plan de choque tiene un objetivo muy ambicioso, que es reducir a la mitad el tiempo de la lista de espera de pruebas diagnósticas y el de la lista de primera visitas a consultas externas. Hasta ahora, las medidas siempre iban dirigidas a reducir el número de personas de las listas. Pero creemos que es más equitativo que todo el mundo espere la mitad.

Y si hace falta más dinero para conseguir los objetivos, lo pondremos. Que nadie piense que el presupuesto condicionará la aplicación del plan de choque. Los objetivos no se discuten y pondremos los recursos que hagan falta.

P. Recientemente, la ministra Montserrat, la alcaldesa Colau y usted se reunieron para impulsar la candidatura de Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento. ¿Cómo valora la reunión?

R. Constatamos que hay opciones reales y que estamos ante un esprint, porque es probable que la decisión se tome en junio. Además, nos comprometimos a trabajar de forma coordinada.

P. La ministra convocará su primer Consejo Interterritorial una vez que se haya visto con todos los consejeros de sanidad, ¿qué puntos considera imprescindibles que se traten?

R. Muchos, hay temas como la talidomida, la prescripción enfermera, la financiación, la estrategia nacional en salud mental...

P. Usted prometió un decreto catalán de prescripción enfermera que aún no ha llegado. ¿En qué situación se encuentra este tema?

R. Logramos un preacuerdo con las enfermeras. Y no tengo ningún problema en admitir que el acuerdo profesional no ha sido tan rápido como dije. Pero el acuerdo sigue siendo necesario y perfectamente posible. En los últimos meses hemos estado muy centrados en analizar qué modelos hay en el resto de Europa. Y no hemos parado de negociar. Poco a poco hemos acercado posiciones entre enfermería y médicos. Ahora tendríamos que entrar en la fase decisiva y confiamos en llegar un acuerdo.

P. ¿Qué medidas tienen previstas para reducir la inestabilidad de los profesionales?

R. Ya está en la recta final un proyecto muy importante, que es el plan de garantía de la estabilidad laboral, que incluirá medidas para luchar contra la precariedad. Tenemos una propuesta muy avanzada que se ha contrastado con los profesionales a través de sindicatos y colegios. Antes de que acabe el mes de abril se presentarán las medidas concretas. El objetivo es reducir la temporalidad del interino y la del eventual, cuando no están justificadas, en el Instituto Catalán de Salud y el resto del Siscat, que presentan marcos laborales diferentes.

Twitter
Suplementos y Especiales