Las terapias dirigidas en oncología se abren a los centros integrales en red

Un estudio que se publicará en ESMO muestra como el abordaje de ‘precisión’ se está expandiendo
Herramientas
Madrid
|
11 oct 2018 - 15:09 h
|

Alrededor de uno de cada cuatro pacientes con cáncer avanzado, tratados en los Centros de la Red Integral de Atención al Cáncer (NCCN) de Estados Unidos, reciben medicamentos innovadores que se adaptan a las mutaciones del ADN.

Un avance más en el abordaje del cáncer del que se informará en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) que tendrá lugar dentro de unos días en Munich. Además, este anuncio muestra que la medicina de precisión se está expandiendo desde las unidades especializadas en cáncer a otros centros de atención médica para que cada vez más pacientes puedan beneficiarse. “Hemos demostrado que podemos analizar perfiles de tumores a gran escala y usar los resultados para relacionar a los pacientes con el tratamiento dirigido en el tipo de entorno comunitario donde la mayoría de los enfermos reciben tratamiento en Estados Unidos”, señala Ricardo H. Álvarez, director médico de Investigación Clínica en el Cancer Treatment Centers of America.

“En nuestros hospitales, podemos identificar a los pacientes con cáncer avanzado, refractarios al tratamiento anterior, y tomar biopsias de tejidos o líquidos que enviamos a un laboratorio central para su análisis y obtener resultados en tres semanas. Si estos muestran alteraciones en el ADN del tumor que se pueden combinar con un medicamento dirigido, iniciamos el tratamiento generalmente con un medicamento aprobado para su uso contra un tipo de tumor diferente, o mediante la inscripción en un ensayo clínico dirigido por genes”, explicó Álvarez.

Asimismo, el experto considera que en los próximos años, cerca del 50 por ciento de los pacientes podrán recibir un tratamiento adecuado a través de ensayos clínicos o un tratamiento no aprobado para esa indicación. “Es muy alentador ver cómo la medicina de precisión está cambiando la forma en que tratamos a nuestros pacientes en la comunidad y nuestro próximo paso es analizar los efectos del tratamiento dirigido en la supervivencia y la calidad de vida”, agregó.

La escala ESMO

Joaquín Mateo, investigador principal del Grupo de Investigación Traslacional de Cáncer de Próstata del Instituto de Oncología de la Vall d’Hebrón, ha puesto en valor el impacto de la investigación genómica en la atención del paciente y las decisiones clínicas. “Estudios como este están construyendo la evidencia que necesitamos para implementar la medicina de precisión dentro de la oncología y ofrecerla más ampliamente a nuestros pacientes”, señala Mateo.

El experto explica que actualmente se está poniendo el foco en obtener información más detallada sobre cómo el perfil del tumor determina las decisiones de tratamiento y el coste de analizar muestras de ADN de un número tan grande de pacientes. “La asequibilidad de la medicina de precisión es un tema importante y tendremos que enfrentar el desafío de garantizar un uso eficiente de los fondos si solo podemos aplicar los resultados de las pruebas de ADN del tumor al tratamiento de una cuarta parte de los pacientes”, dijo.

Mateo sugiere que el hecho de que exista cierta variabilidad en la comparación entre el tratamiento dirigido y las alteraciones del ADN tumoral puede deberse a la falta de criterios estándar para determinar qué es una coincidencia ya las diferencias en la disponibilidad de los tratamientos dirigidos. “Necesitamos confiar en que las comparaciones y los informes de datos genómicos y su interpretación sean sólidos en todos los centros de tratamiento, ya sea en el hospital o en la comunidad. Esto hará que los tratamientos dirigidos basados ​​en estas alteraciones del ADN sean más propensos a beneficiar a nuestros pacientes “, señaló Mateo.

Por esta razón, espera la implementación completa de la Escala de ESMO Escat que califica las clases de alteraciones según su relevancia como marcadores para seleccionar a los pacientes para el tratamiento dirigido. “Esperamos que la Escat proporcione un lenguaje común para determinar las mutaciones relevantes y para identificar a los pacientes con mayor probabilidad de beneficiarse del tratamiento dirigido”, concluyó.

Twitter
Suplementos y Especiales