Los controles de calidad representan el 70% del tiempo de fabricación de las vacunas

Herramientas
Madrid
|
20 abr 2017 - 15:00 h
|

El proceso de fabricación de una vacuna, desde que se recepcionan las materias primas hasta que está lista para su distribución, puede durar unos 26 meses y el 70 por ciento de este tiempo está dedicado a realizar controles de calidad.

“Los procesos de fabricación de las vacunas implican muchos pasos complejos y cientos de controles para garantizar la calidad, seguridad y eficacia”, según ha recordado la directora médica de Vacunas de GSK en España, Pilar García Corbeira, durante un acto con motivo de la Semana Mundial de la Vacunación y el Día Mundial de la Meningitis que se celebran la próxima semana.

De hecho, la posibilidad de que se rechace un lote de una vacuna por motivos de calidad puede darse incluso un año más tarde de haberse planificado su distribución, lo que conlleva retrasos que pueden alargar más todo el proceso.

Para su aprobación se ensayan en varias decenas de miles de personas, entre 10.000 y 90.000 aproximadamente, cifras muy superiores a los ensayos requeridos para la aprobación por parte de las autoridades sanitarias de otros medicamentos, según ha recordado esta experta.

Por su parte, la gerente médico de Vacunas de GSK España, Carmen González Inchausti, ha explicado el gran avance para la salud pública que ha supuesto el desarrollo de las vacunas frente a la enfermedad meningocócica, en especial la causada por el serogrupo B, que ha desarrollado esta farmacéutica gracias a la vacunología inversa.

Esta técnica se basa en el análisis de las secuencias del genoma de la bacteria, mediante el uso de herramientas de bioinformática lo que permite identificar los antígenos más probables a ser candidatos vacunales.

Junto a esta vacuna, GSK con alrededor de 40 vacunas, 31 de ellas registradas en España, que sirven para proteger de enfermedades como la hepatitis, gastroenteritis por rotavirus, cáncer de cérvix, difteria, tétanos, tos ferina, sarampión, paperas, rubéola, meningitis bacteriana o gripe, entre otras.

Además, ha afirmado el director de Relaciones Institucionales de GSK, Guillermo de Juan, ha avanzado que tienen otras 15 vacunas candidatas en desarrollo “para muchas enfermedades que siguen siendo una amenaza para las comunidades de todo el mundo”.

En cuanto a los beneficios clínicos, De Juan ha asegurado que, desde 1990 la vacunación ha conseguido reducir en un 52 por ciento la mortalidad en menores de cinco años. Desde su punto de vista, estos datos demuestran que estos fármacos se sitúan como la intervención de salud más efectiva tras la potalización del agua. En este sentido, ha querido recordar que los esfuerzos investigadores de GSK han conseguido que, a día de hoy, sus vacunas desarrolladas puedan proteger a las personas de 22 enfermedades, como la hepatitis, el cáncer de cérvix, la meningitis o la tos ferina, entre otras.

Twitter
Suplementos y Especiales