Los programas sanitarios de PP y C’s necesitan la colaboración activa de Vox

Los ciudadanos andaluces dibujan un arco parlamentario con mayorías de derechas por primera vez
Madrid
|
07 dic 2018 - 14:32 h
|

Tras los resultados de la noche del 2 de diciembre las calculadoras de escaños echan humo. Sin embargo hay una máxima que no se puede obviar: para que haya un cambio de signo político y la derecha gobierne por primera vez en Andalucía el concurso activo de Vox es ineludible. La suma de escaños de Partido Popular y Ciudadanos, si superan la disputa de quién será candidato presidenciable, es inferior a la del bloque de izquierdas por lo que el desempate queda en manos de la formación de Santiago Abascal, quien ya ha informado que, aunque hará valer sus doce diputados, no se opondrá a un cambio político en Andalucía.

Este es el contexto más cercano y viable dentro de las múltiples opciones que pueden abrirse. De concretarse, la política sanitaria que se pondrá en marcha, de acuerdo a los programas políticos presentados, tendrá un componente de equidad y cohesión, palabras fetiches tanto del PP como de C’s. “De las primeras medidas que pondremos en marcha será la equiparación salarial”, decía la hasta ahora portavoz popular en la Comisión de Sanidad, Catalina García. También habrá espacio para la potenciación de Atención Primaria, tal y como establece la formación naranja. “No hablamos de aumento presupuestario si no de las necesidades que tienen los profesionales de atención primaria. No se trata de gastar más, si no mejor. Hay colapso en Primaria y también hay que coordinar mejor con atención hospitalaria”, decía la portavoz Isabel Albás.

Pero, ¿cómo influiría el concurso activo de Vox en estas y otras prioridades como la reactivación de la carrera profesional (PP) o reducir la espera media para primera consulta (C’s)? La respuesta es una incógnita si se analizan las propuestas sanitarias del partido revelación porque no existen medidas concretas que miren al profesional sanitario. Todas sus iniciativas están orientadas a la supresión de la universalidad o eliminar de la prestación pública intervenciones como el aborto o el cambio de sexo. El nexo que podrían encontrar es precisamente la cohesión del sistema sanitario pero desde Vox se entiende por una devolución de competencias, algo que hasta ahora no parecen apoyar ni PP ni C’s.

Otro de los escenarios posibles que se pueden contemplar nace precisamente de esa pugna entre PP y Ciudadanos por ser la cabeza visible en el Palacio de San Telmo. El Partido Popular parece que está cerca de sumar a Vox a su empresa pero desde la formación naranja se resisten a ser, de nuevo, la ‘muleta’ de un Gobierno. La jugada política que perseguirá Juan Marín es pedirle al PSOE que le devuelva el favor de 2015 y le apoyen en la investidura. El problema de está cábala es que es necesario que Adelante Andalucía, al menos, se abstenga, circunstancia que parece a priori inviable pero que cobra cierta verosimilitud si quieren “pararles los pies a Vox”, como ha indicado el líder del Podemos, Pablo Iglesias.

De confirmarse esta posibilidad, los profesionales de Atención Primaria serían los más beneficiados por esta confluencia. En este aspecto tanto desde PSOE y Ciudadanos como también desde Adelante de Andalucía (prometió un 20 por ciento del gasto sanitario a esta partida) tienen propuestas afines. También podría existir el acuerdo para reducir las listas de esperas, tema capital para la formación naranja que el PSOE trata de solucionar con convocatorias anuales de Ofertas Públicas de Empleo.

<p>Los programas sanitarios de PP y C’s necesitan la colaboración activa de Vox</p>

Equiparación salarial de los profesionales sanitarios

Las promesas

Esta ha sido la medida estrella del Partido Popular de cara a las elec ciones del pasado 2 de diciembre. En aras de la cohesión e igualdad entre territorios, no parece que tenga problemas para consensuarla con C’s y VOX.

Potenciar Atención Primaria en Andalucía

Ciudadanos llevaba esta medida en su programa y no parece que tampoco vaya a tener problemas en sacarla adelante. El PP no se opondría y, aunque VOX no se pronuncia, PSOE y Podemos también la apoyarían.

Supresión de la universalidad

Esta es la medida que VOX ha defendido en campaña en la vertiente sanitaria. El objetivo es una vuelta al Real Decreto 16/2012 pero la existencia de otro Real Decreto desde pasado verano obligaría a buscar vacíos legales.

Reducción de las listas de espera

Esta medida sobrepasa los colores políticos. Ciudadanos es el partido que más ha hablado de ello pero el Partido Popular también observa que hay que atajar este problema. Cabe esperar a los recursos que se ponen en marcha.

Subastas de medicamentos genéricos

Históricamente, el Partido Popular y Ciudadanos se han opuesto radicalmente a una de las medidas estrella de Andalucía en materia farmacéutica. Toca esperar para ver qué reforma impulsarán.

Twitter
Suplementos y Especiales