Oncología apunta al pago por resultados como estrategia para ganar en equidad

La incorporación del uso de biomarcadores a la cartera de servicios agilizaría el acceso a la innovación
Herramientas
Madrid
|
17 mar 2017 - 13:00 h
|

La búsqueda de fórmulas que agilicen el acceso a las innovaciones se ha convertido en uno de los principales desafíos que tiene por delante el Sistema Nacional de Salud (SNS). Las dificultades de acceso a las nuevas tecnologías diagnósticas, la variabilidad de las técnicas asistenciales, sumado al encarecimiento del gasto farmacéutico impiden mantener un equilibrio entre sostenibilidad e innovación. Estas fueron las principales conclusiones que se pusieron sobre la mesa durante el V Foro Eco, donde oncólogos, farmacéuticos de hospital, gestores, políticos e industria farmacéutica analizaron el presente y el futuro del cáncer en España.

Con los avances “tan revolucionarios” que están llegando de la mano de la genómica y las innovaciones disruptivas en el campo de la oncología se hacen necesarias fórmulas de colaboración que faciliten la llegada de estos medicamentos.

El futuro de estas terapias pasa por el desarrollo de nuevos biomarcadores que faciliten diagnosticos genéticos para ofrecer el tratamiento preciso. Su incorporación es clave para seguir avanzando. En todo este escenario, la medicina genómica está revolucionando los avances científicos pero si la estructura sanitaria no evoluciona al mismo ritmo, España está en riesgo de tener una oncología a dos velocidades.

En opinión de Jesús García-Foncillas, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, es necesaria la incorporación práctica en la estructura sanitaria de los biomarcadores y agrupar su desarrollo en plataformas. Y es que en cualquier debate de esta índole es un reclamo a voces la necesidad de ir hacia la búsqueda de nuevos indicadores. Como indicó el experto, estos tienen un enorme potencial para remodelar la forma en que las terapias oncológicas se desarrollan. Además, hay que tener en cuenta de que permiten un desarrollo de medicamentos más rápido, eficiente y económico.

Superar este reto supondrá mejorar los resultados en salud, optimizar las indicaciones y mejorar la efectividad.

Tres pilares en los que España tiene que apostar. Como indicó el oncólogo, no hay que olvidar que “la innovación precisa ir de la mano de la individualización y la medicina personalizada”. Por lo que la creación de plataformas capaces de dar respuesta para agilizar la toma de decisiones es una solución a valorar.

Precisamente, el debate de unificar en centros de referencia el desarrollo de los marcadores marcó el encuentro. Como indicó Ruth Vera, vicepresidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica, estos deben tener el respaldo del Ministerio de Sanidad, y además, contar con un presupuesto específico. Estos CSUR aumentarían la eficiencia y disminuirían la variabilidad. Eduardo Díaz-Rubio, oncólogo del Hospital Clínico San Carlos, planteó, además de la reorganización sanitaria, el trabajo en red. Una idea que compartió García-Foncillas, añadiendo además que con estas sinergias habría que incorporar la evaluación tecnológica. En definitiva, un modelo transversal para hacer más compatible la asistencia con la investigación. Sin embargo, la necesidad de evaluar y reevaluar resultados es el talón de Aquiles del SNS. Todos, coinciden en que es un ejercicio necesario para equilibrar la balanza entre sostenibilidad e innovación.

Los expertos coincidieron en que el valor en base al resultado, o el pago por valor, es una fórmula de éxito para ganar en equidad. España ya está trabajando en el desarrollo estas fórmulas de financiación, pero hay que seguir insistiendo. El presidente de Janssen España, Martín Sellés, mencionó la experiencia en hepatitis C, e insistió en la necesidad de desarrollar registros de pacientes.

Para todo ello, el desarrollo de la tecnología y el análisis de datos que ofrezcan las nuevas tecnologías es vital. Alfredo Carrato, jefe de Oncología del Hospital Ramón y Cajal, recordó que el Big Data es otra de las asignaturas pendientes del SNS.

Sin embargo, estas cuestiones que tocan todos los vértices de la balanza (gestores, profesionales, administración e industria) es el pretexto perfecto para avanzar en una gran estrategia global. Como indicó Mariano Provencio, jefe de Oncología del Hospital Puerta de Hierro, “el sistema de acceso en España siga haciendo aguas y hay que evitarlo”.

La iniciativa socialista para avanzar en medicina de precisión suma apoyos

Una gran estrategia global en medicina de precisión y genómica es el gran reclamo del sector para, precisamente, impedir que España se descuelgue en esta materia con respecto a otros países. Conscientes de ello, la Ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, adelantó hace unas semanas la intención de abordar esta estrategia con todas las comunidades autónomas.

En clave parlamentaria, el portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Senado, José Martínez Olmos, ha liderado una iniciativa en el Senado para que la Cámara Alta apruebe una Ponencia de estudio de la genómica. Esta moción, que fue respaldada por unanimidad, fue puesta en valor durante el encuentro, ya que tiene el objetivo, entre otras cosas, de agilizar la entrada de la innovación y evitar más inequidades en el sistema. Como explicó el jefe de Oncología del Hospital Ramón y Cajal, Alfredo Carrato, países como Alemania, Austria o Noruega están ampliando sus presupuestos sanitarios. “Actualmente la inversión realizada en oncología per capita se sitúa en 233 euros, un 31 por ciento por debajo de la media de la eurozona”. En España, el cinco por ciento del gasto sanitario total corresponde a oncología. Con estos datos, a juicio de Martínez Olmos, es necesario cambiar el modelo de financiación actual. Como ya explicó el senador a GM (ver GM nº 638) cuando se autorice un nuevo medicamento debería de anticiparse la financiación necesaria para facilitar su acceso de estas innovaciones.

En definitiva, este plan nacional para la innovación en el que estén implicadas administraciones, profesionales, sociedades científicas, representantes de pacientes e industria farmacéutica, pasa por una reorganización de las estructuras sanitarias, tal y como las conocemos para que todos los pacientes tengan acceso a las nuevas tecnologías. Como destacó, Luis Paz Ares, jefe de servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario 12 de Octubre, “para implementar un programa de medicina de precisión hay que disponer de una red de alternativas de tratamiento en ensayos clínicos, que se le pueda ofrecer al paciente. Esto exige que el trabajo en red, un centro no puede tener todo”.

Con estos datos, los expertos coincidieron en la necesidad de la voluntad política para seguir sumando en excelencia.

Twitter
Suplementos y Especiales