Peso en la agenda política y cumplimiento normativo, asignaturas pendientes del poder legislativo

Portavoces de PP, PSOE y Podemos debaten su papel en la sanidad en la VII Jornada de Gestión y Evaluación de Medicamentos
Herramientas
Madrid
|
23 may 2018 - 14:42 h
|

Un mayor peso de la sanidad en la agenda política, una legislación que se cumpla en la práctica y mayor transparencia. Estas son algunas de las ideas expresadas esta mañana por los portavoces del Partido Popular, Partido Socialista y Podemos en el debate inaugural de la VI Jornada de Gestión y Evaluación de Medicamentos: El futuro de la evaluación, datos de vida real y macrodatos, celebrado en la Residencia de Estudiantes con el apoyo de Almirall.

En la mesa, que ha repasado el papel del poder legislativo dentro de la sanidad posible, José Manuel Freire, portavoz de Sanidad del PSOE en la Asamblea de Madrid, ha destacado que nuestro sistema sanitario es “el más frugal del mundo entre los sistemas sanitarios públicos”, y ha admitido que “nos quedamos cortos en algunas cosas”.

El portavoz socialista ha destacado la “dualización institucionalizada” del sistema como rasgo principal, en la medida que coexiste la sanidad pública con las mutualidades, que proporcionan cobertura sanitaria a la élite que, entre otros puntos, marca la agenda política.

Freire ha admitido que la sanidad “tiene muy poco peso en la agenda política, está baja en las prioridades”. No en vano, ha subrayado que “la élite que pone la agenda tiene una cobertura distinta al del resto de la ciudadanía”.

En la misma línea, ha repasado la baja actividad legislativa, con leyes como la Ley General de Sanidad, de 1986, que o no han sido revisadas o se ha hecho “por la puerta de atrás”. Además, ha criticado la rigidez organizativa de los parlamentos regionales, y la falta de apoyo técnico y científico a los parlamentarios desde el interior de estas instituciones, a diferencia de lo que sucede en otros parlamentos regionales como el escocés.

“No somos dados a encargar informes, para basar políticas en la evidencia”, ha lamentado. Lejos de este tipo de procedimientos, ha subrayado que las comisiones “son megatelios en los que se invita a desfilar a quienes piensan que son más afines y no hay manera humana de hacer síntesis. Rara vez encargamos a grupos de expertos informes que nos permitan hacer políticas basadas en evidencias”, tal y como ha admitido.

Por su parte, José María Dívar, secretario de la Comisión de Sanidad del PP, subraya que aunque se ha avanzado mucho podríamos llegar a más. Entre las causas por la que considera que la sanidad está fuera de la agenda política destaca su “exagerada politización”, y no solo en los parlamentos, sino en una estructura vertical. Dívar admite que la dinámica de la política impide unidad en aspectos que importan a todos.

Los errores humanos que son inherentes a la práctica clínica, argumenta, se convierten con excesiva facilidad en un arma arrojadiza en política, lamenta. En su opinión, “hace falta un cambio de paradigma político, ceder espacio en la foto, y tratar de sacar las leyes por unanimidad”.

Situando el tema en el objeto de este debate inaugural, Mónica García, portavoz de la Comisión de Sanidad de Podemos en la Asamblea de Madrid, ha subrayado que datos y evaluación son dos palabras en crisis en Sanidad. “Quizá por ello -sentencia- no somos capaces de aunar criterios”. García denunció que sin ambos conceptos, es imposible hacer política basada en la evidencia.

La portavoz de Podemos echa en falta informes técnicos que den soporte a determinadas decisiones políticas sobre, por ejemplo, externalizar servicios.

Como anestesista, Mónica García se declara “sufridora” de la historia clínica electrónica. “¿Cómo vamos a hablar de big data si no puedo conocer los datos del hospital de al lado, si ni tan siquiera puedo realizar una explotación clínica de lo que estamos haciendo en consulta?”, se preguntó, admitiendo, con ironía, que el big data le causa “mucha gracia”

Por otro lado, denunció que además en la práctica las leyes no se cumplan: “ni la general de sanidad, ni la de profesionalización de la gestión de la Comunidad de Madrid, y, lo que es peor, no se cumple y no pasa nada...”.

En su opinión, resulta fundamental hablar de transparencia. Asimismo, subraya que el argumento de que “siempre se ha hecho así” constituye uno de los grandes lastres en política sanitaria.

Twitter
Suplementos y Especiales