HABLAN LOS EXPERTOS

“Frente a la sostenibilidad, la prioridad es financiar adecuadamente la sanidad”

Rafael López, jefe de Oncología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS)
Herramientas
Madrid
|
15 mar 2019 - 10:40 h
|

La colaboración público-privada es necesaria para avanzar en innovación. Galicia tiene experiencia en este sentido con la creación de la primera unidad mixta para la investigación sanitaria de la mano de Oncomet y Roche.

Pregunta. ¿La experiencia de Galicia en colaboración público privada es extrapolable?

Respuesta. La colaboración público-privada está en todo el territorio en distintos ámbitos. Es un modelo que tiene sus pros y sus contras. Desde mi punto de vista es bueno y probablemente habría que utilizarlo con más frecuencia. Donde lo veo más claro es en investigación e innovación, donde probablemente las posibilidades de colaboración y de trasparencia sean más fáciles de establecer desde el inicio. Este es el modelo por el que ha apostado Galicia.

P. ¿Cuáles han sido las claves de éxito con la Unidad Mixta?

R. Fue la primera Unidad Mixta que se desarrolló en un hospital español. La Consejería de Sanidad y la de Industria, junto con el CHUS y Roche, coincidieron en que era bueno explorar un sistema de investigación innovador en nuestro medio. Partiendo de esa buena voluntad estuvimos trabajando en ello y la conseguimos. Los logros: hay 11 personas trabajando en puestos de alta cualificación en personal jóvenes —un doble motivo de satisfacción, ya que el sector de investigación joven en España ha estado muy castigado— además tenemos dos patentes, varias comunicaciones científicas, varios proyectos competitivos conseguidos y se ha renovado por otros tres años. En este sentido, creo que en España se puede hacer investigación, que es bueno colaborar entre todos, y que es factible colaborar de una forma trasparente con la industria.

P. Lo que parece claro es que los instrumentos para hacer medicina de precisión están, pero todavía falta vertebrarlos bajo un plan nacional. ¿Por qué no se ha materalizado aún?

R. Creo que la principal barrera viene de nosotros mismos ante la innovación, ante lo nuevo o lo novedoso. Estamos en una situación de confort y el cambio nos produce cierto rechazo. Este es el principal impedimento. Estoy convencido de que tiene que ser una labor de educación y probablemente a los más jóvenes hay que educarlos y formarlos para que esto cambie.

P. Está claro que la biopsia líquida es la punta de lanza de la medicina de precisión, ¿cómo se puede contribuir a hacerla accesible?

R. Creo que tiene que haber un plan nacional y por autonomías. Estamos en un país donde la gestión de la sanidad depende de las comunidades. Volver a tiempos pasados parece imposible. El Ministerio de Sanidad necesita mayor liderazgo y junto a un grupo de políticos autonómicos que sean capaces de liderar un cambio en todo el SNS debe ser capaz de facilitar que los hospitales empiecen a trabajar en estas técnicas de medicina de precisión. Una vez vista su utilidad clínica, si es necesario que se puedan trasladar a otros hospitales. Si tienen que estar centralizados que lo estén. Pero que todo el mundo, independiente de donde esté, tenga acceso a una medicina moderna también en el diagnóstico, y en las herramientas como la biopsia líquida. Hoy en día, no tenemos tiendas en todos los sitios, y compramos en plataformas online. No hay distancia mundial. Esto es igual. Mandar una muestra o hacer un estudio tiene que ser fácil, pero tiene que haber voluntad política y compromiso de los médicos en hacerlo por el bien del paciente. Que todo fluya detrás del paciente. Uno de los problemas que existe para no derivar pacientes o muestras es la financiación, porque no hay financiación detrás de cada paciente y hay que conseguirlo.

P. Todo esto entronca con la sostenibilidad donde la oncología es un reto...

R. Tenemos que aprender de experiencias de otros países. Estamos en un país afortunado donde destinamos un 6-8 por ciento del PIB a sanidad, muy inferior al de nuestros países semejantes. Estamos en un país cómodo, afortunadamente no tenemos muchas enfermedades. Cuando tenemos técnicas como los fármacos con un precio común en toda Europa empieza a haber problemas de financiación. La prioridad es financiar adecuadamente la sanidad en el nivel que nos corresponde por PIB y por nivel de sanidad que queremos. La oncología siempre ha estado en la cuerda floja en cuestiones de sostenibilidad. Muchos nos acordamos que hace años muchos fármacos que hoy son muy baratos cuando salieron eran muy caros. Al final, es un bien tan apreciado por la sociedad con tan buenos resultados que la sostenibilidad no será un problema. Por lo menos hasta que lleguemos a situaciones de PIB de un 25 por ciento. Muy lejos de donde estamos ahora. Quizás dentro de varias generaciones puede ser distinto.

“Creo que en España se puede hacer investigación. Es bueno colaborar entre todos de forma transparente”

“Tiene que desarrollarse un plan nacional y por autonomías en materia de medicina de precisión”

Twitter
Suplementos y Especiales