Defienden el papel “vertebrador” de la AP ante la hepatitis C

Herramientas
Madrid
|
05 may 2017 - 14:43 h
|

La Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España, integrada por las sociedades científicas para el Estudio del Hígado, Enfermedades Infecciosas, Patología Digestiva, dos asociaciones de pacientes y la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), busca aliados en el primer nivel asistencial para identificar pacientes con hepatitis C todavía no diagnosticados.

Esta iniciativa, cuyo objetivo es, según explica su coordinador, Javier García-Samaniego, jefe de Hepatología del Hospital Universitario La Paz, capitalizar el liderazgo de nuestro país en el tratamiento de los enfermos con esta patología, para “lograr la eliminación de las hepatitis víricas antes de 2021, en línea con el objetivo marcado por la OMS”, ha sido presentada en el congreso de Semfyc.

Por su parte, el portavoz de esta sociedad científica en la Alianza, José María Molero, ha remarcado “el papel vertebrador del médico de familia en la correcta coordinación asistencial con otros especialistas hospitalarios responsables de la atención compartida a la infección de las hepatitis víricas”, al igual que en las diferentes actividades de promoción y prevención ante nuevas infecciones.

Según su opinión, el médico de familiar “ocupa un lugar privilegiado para responsabilizarse del diagnóstico precoz de los pacientes infectados, orientando el flujo de los mismos hacia la atención hospitalaria y para colaborar con este ámbito asistencial en el manejo clínico y terapéutico y su seguimiento”.

Tareas pendientes

Según datos de la Alianza, seis países concentran en Europa el 80 por ciento de los nuevos tratamientos. Para alcanzar el objetivo marcado, los especialistas coinciden en que es esencial seguir extendiendo el tratamiento farmacológico a todos los afectados, como ya se hace en Alemania, Portugal y Francia, hasta conseguir que sea universal. “En paralelo —asegura el coordinador— es necesario incidir sobre la prevención y el diagnóstico precoz, optimizando los procesos de continuidad asistencial para identificar y tratar a todos los pacientes infectados”. En palabras de García-Samaniego, es preciso un cambio conceptual en su abordaje que vaya de la curación a la eliminación.

Twitter
Suplementos y Especiales