Formar a los futuros pediatras para afianzar la coordinación asistencial

Un curso de la Aepap repasa diferencias y similitudes en pediatría de atención especializada y AP
Herramientas
Madrid
|
01 dic 2017 - 13:13 h
|

Las dudas sobre el uso racional de antibióticos, la nutrición infantil y la dermatología son frecuentes en las consultas de pediatría de atención primaria. Para que los médicos en formación puedan aprender a resolverlas, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap) organiza desde hace siete años un curso práctico para residentes de pediatría en el que, entre otros aspectos, también se incide en las diferencias y similitudes en la atención pediátrica en el entorno hospitalario y la atención primaria.

Sus coordinadores, Juana María Ledesma, Itziar Martín y José Callejas, coinciden en que es fundamental que desde el principio los futuros pediatras sean conscientes de la necesidad de afianzar la coordinación asistencial entre ambos niveles, además de aprender a manejar las herramientas específicas de las que se dispone en atención primaria.

El curso ofrece una plataforma on line que funciona como un aula virtual en la que los participantes acceden a contenido del programa presencial y a dos seminarios virtuales sobre dermatitis atópica y uso racional de antimicrobianos, además de otras actividades como casos clínicos o foros.

Por tercer año consecutivo, los residentes abordaron el uso racional de antimicrobianos, en el que han tratado, entre otros puntos, el problema de las resistencias. En palabras de Rosa Albañil y Rafael Jiménez Alés, miembros del Grupo de Patología Infecciosas y profesores de este taller, “el uso de antibióticos y la inducción de resistencias microbianas es un problema global que excede a la práctica médica e incluso al uso humano, porque su utilización en veterinaria, agricultura y ganadería tiene los mismos efectos que éste en cuanto a la aparición, propagación y persistencia de microorganismos resistentes”.

Un mejor uso de antibióticos, coinciden ambos, puede disminuir las tasas de resistencias bacterianas. “El objetivo para los médicos debe ser conseguir un uso prudente de antibióticos maximizando el impacto terapéutico y minimizando la toxicidad y el desarrollo de resistencias”, indicaron.

Nutrición y dermatología

Por su parte, Luis Blesa y Juana Ledesma profundizaron en los aspectos sobre nutrición infantil que tendrán que manejar los pediatras. Hicieron hincapié en la complejidad de la alimentación humana, en la que intervienen aspectos individuales, ambientales, económicos, costumbres, etc. Asimismo, insistieron en la importancia de la lactancia materna, “el estándar de oro de la alimentación durante los seis primeros meses por sus ventajas, especialmente desde el punto de vista nutricional e inmunológico”.

Por último, Javier del Boz, dermatólogo pediátrico del Hospital Costa del Sol en Marbella, recordó que este tipo de problemas suponen entre un cinco y un 30 por ciento de las consulta. El especialista impartió un seminario sobre dermatitis atópica en el que explicó los criterios diagnósticos que facilitan su reconocimiento. “Se debe procurar seguir su uso antes de dar un diagnóstico de DA, y deberemos sospechar de otras patologías si la evolución no es la típica, o si existe una mala respuesta a tratamiento”, concluyó el experto.

Twitter
Suplementos y Especiales