Herramientas
Madrid
|
16 dic 2016 - 12:00 h
|

Los pacientes con asma intermitente, persistente leve y moderada atendidos en atención primaria presentan una buena calidad de vida y un peor control del asma. Además, tener antecedentes de depresión afecta negativamente a esta calidad de vida. Así se desprende del estudio ‘Calidad de vida y factores asociados en asmáticos de un centro de Atención Primaria. Aplicación de la versión reducida de Asthma Quality of Life Questionnaire’, publicado en la revista Medicina de Familia Semergen.

En concreto, se realizó un estudio descriptivo transversal en un centro de salud urbano de atención primaria de Barcelona que atiende a una población asignada de 17.500 personas mayores de 17 años, con un nivel socioeconómico medio-bajo. De estas personas, 536 tenían asma y 243 cumplieron los criterios de inclusión en el estudio.

Según esta investigación, cambios de 0,5 puntos en el cuestionario breve del Asthma Quality of Life Questionnaire se traducen en cambios clínicamente importantes. En concreto, los pacientes con asma incluidos en este estudio tienen “una aceptable calidad de vida” si se tiene en cuenta que su puntuación global media fue de 5,4 sobre siete, fundamentalmente en las dimensiones de limitación de las actividades y la función emocional.

Sin embargo, los datos de calidad de vida son inferiores en el aspecto de estímulos ambientales, ya que dan especial relevancia a la exposición al humo del tabaco, el polvo y la contaminación atmosférica. Estos resultados se ven reforzados por otro estudio realizado en diferentes municipios de Barcelona en el cual se observó que reduciendo la contaminación (incluyendo humo de tabaco y polvo) a los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud, descenderían tanto las crisis asmáticas como las hospitalizaciones por este problema, lo que conllevaría un ahorro económico significativo.

Por su parte, y teniendo en cuenta que la depresión se han relacionado con el asma, se ha mostrado como un factor que condicionó una peor calidad de vida. Y es que los trastornos de salud mental podrían actuar de forma negativa en el autocontrol de la enfermedad, el reconocimiento de la sintomatología y la adherencia al tratamiento por parte del paciente.

Twitter
Suplementos y Especiales